Los juicios contra el maltrato animal aumentarán un 300%, con el nuevo CP

Según ha explicado el presidente de la asociación, Nacho Paunero, el nuevo Código Penal permitirá enjuiciar como delitos las conductas de malos tratos sobre animales domésticos, lo que «supondrá un incremento de causas judiciales de maltrato animal del orden de un 300 por ciento y el consiguiente incremento de condenas por delito con penas de prisión de 3 meses a 1 año».

   En concreto, la redacción aprobada por el Congreso y el Senado del artículo 337 señala que «el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales».

   «Esta modificación supone el mayor paso adelante en protección animal de los últimos años. A partir del 22 de diciembre más que nunca: contra el maltrato animal, hay que denunciarlo», ha subrayado Paunero, que ha acudido al Congreso acompañado por varios voluntarios de la asociación y tres de los perros maltratados recogidos y rehabilitados por El Refugio.

   El representante de la organización ha destacado que durante las dos últimas legislaturas ha mantenido reuniones con todos los grupos parlamentarios y una reunión en La Moncloa para impulsar el cambio en el Código Penal, hasta que obtuvo «el compromiso por parte de la anterior ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, al incluir de forma expresa en el programa electoral la modificación». Según El Refugio, durante esas reuniones siempre ha existido buena disposición a dicha modificación por todos los grupos parlamentarios.

GIPSI, PATRICK Y SANGRÍA

   Los voluntarios de El Refugio contaron a los periodistas, en frente de las escaleras del Congreso, el caso de los tres canes que les acompañaban en el acto. El primero se llama Gipsi, una galga negra de tres años y medio a la que rescataron de un intento de ahorcamiento. Tenía una pata muy lesionada y se la tuvieron que amputar.

   El segundo de los casos mostrados por la organización ha sido el de Patrick, un bretón spaniel de cuatro años al que recogieron tras haber sufrido una «brutal» paliza. Tenía golpes en la cabeza, que le provocaron una parálisis facial y lesiones muy graves en los ojos que estuvieron a punto de dejarle ciego y por los que requerirá cuidados oftalmológicos el resto de su vida.  

   Por último, han presentado a la prensa a la pastor alemán de ocho años de edad llamada Sangría. Cuando fue recogida por El Refugio, tenía una pata totalmente destrozada por un disparo y hubo que amputarla ante la imposibilidad de retirar toda la metralla.

   La organización dice estar inmersa actualmente en más de un centenar de procesos penales, civiles y administrativos en toda España por casos de maltrato animal como los que han sufrido estos tres perros.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés