Varios grupos se unen en un proyecto para reducir las amenazas a las aves marinas en el Atlántico europeo

Se trata de un proyecto InterReg, con financiación europea, que se extenderá hasta finales de 2012 y en el que participan socios de Reino Unido, Irlanda, Francia, España y Portugal.

   En España, la entidad implicada es SEO/BirdLife, que ha presentado este martes en rueda de prensa la iniciativa, con motivo de la conmemoración del Día Mundial de los Océanos, que se celebra el 8 de junio. Los encargados de exponerla han sido el delegado de SEO/BirdLife en Cantabria, Felipe González; el coordinador del Programa Marino de la organización, Pep Arcos, y el investigador del Instituto Español de Oceanografía (IEO) Ignacio Olaso.

   Con este proyecto, SEO continúa el trabajo iniciado con la identificación de las Áreas Importantes para las Aves (IBA) marinas en España, cuyo inventario, publicado en el año 2009, incluye varias en la zona del Cantábrico, como la formada por los Islotes de Portios, Isla Conejera y la Isla de Mouro, en Cantabria.

   Precisamente, uno de los objetivos que se marca la organización con el proyecto FAME es conseguir que las IBA identificadas ya en el litoral español queden legalmente reconocidas con alguna figura de protección, por ejemplo, la de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

   Otro de los objetivos del proyecto, según ha explicado el coordinador del Programa Marino de SEO/BirdLife, Pep Arcos, es entender mejor las causas de mortalidad de aves marinas y evaluar cuáles son los principales motivos. Para ello, se están recogiendo aves en la costa para realizarles necropsias.

MORTALIDAD DE AVES

   Entre las causas de esa mortalidad de aves marinas una de las más importantes se estima que es la pesca, en unos casos por su captura accidental con determinadas artes pesqueras, y en otros por la sobreexplotación de los recursos, que puede dejar a las aves sin alimento.

   Por ello, el proyecto se propone trabajar con encuestas, talleres y otras actividades junto a los propios pescadores para buscar fórmulas que reduzcan la mortalidad de aves asociada a las artes pesqueras, sin que eso conlleve cambios sustanciales en la propia actividad de la pesca.

   También puede ser una amenaza la energía eólica marina, que se prevé que se desarrolle «sustancialmente» en los próximos años y, si no se planifica bien, puede suponer un «problema importante», tanto por la colisión de aves como por la alteración de su hábitat. Por eso es otro de los aspectos que se va a abordar en el proyecto, con el que SEO apuesta por una buena planificación que evite la implantación de parques eólicos marinos en las Áreas Importantes para las Aves.

   El proyecto también incluye acciones de marcaje de aves marinas para identificar sus áreas en el mar mediante técnicas de seguimiento remoto. En concreto, se están marcando ejemplares de la pardela balear, única especie de aves marinas en Europa considerada en «peligro crítico», ya que de continuar la tendencia actual, podría extinguirse la población actual en unos 50 años.

   Aunque cría exclusivamente en las Islas Baleares, se ha incluido en el proyecto porque parte del periodo reproductor lo realiza en aguas del Atlántico europeo.

AVES MARINAS EN CANTABRIA

   Dentro del ámbito de actuación del proyecto se incluye el litoral cántabro que, en palabras del delegado de SEO/BirdLife en la región, Felipe González, tiene una situación «privilegiada» en lo que respecta a las aves marinas, no sólo por las especies que nidifican en esta zona, sino también porque constituye zona de paso en las migraciones de otras aves marinas o área de resguardo en el invierno.

   En Cantabria están representadas principalmente cuatro especies, la más numerosa, la gaviota patiamarilla, con unas 1.600 parejas, prácticamente la mitad que en la década de los 80, pero su situación no es «preocupante» porque sigue siendo una población «importante».

   Además, también hay presencia en la región de ejemplares de cormorán moñudo (unas 75 u 80 parejas); y de paíño europeo, del que no hay «certeza» sobre el tamaño de su población, ya que pasa gran parte del tiempo en alta mar.

   Asimismo, en la región hay una población de entre 20 y 25 parejas de charrán común. Cantabria es la única zona del Cantábrico donde nidifica esta especie.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés