Águila imperial. Cinco parejas territoriales se establecen en Cádiz

El proyecto de reintroducción del águila imperial ibérica en Andalucía está obteniendo «un notable éxito», después de que se haya conseguido que un total de cinco parejas se establezcan en la provincia de Cádiz, «un significativo avance desde las dos parejas existentes en 2011».

   La primera pareja en formarse ya logró criar con éxito dos pollos en 2010, los primeros que nacían en Cádiz 54 años después de haberse extinguido en esta provincia, según ha señalado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en una nota. Ambos indicadores, el establecimiento de parejas territoriales y el nacimiento de pollos de parejas reintroducidas, marcan el punto de inflexión para conseguir una futura población reproductora y, en consecuencia, son considerados «un avance exitoso» en cualquier proyecto de reintroducción.

   Científicos de la talla de Ian Newton, senior Ornithologist en el United Kingdom’s Natural Environment Research Council y exportavoz del Consejo de la Royal Society for the Protection of Birds,, Miguel Ferrer, profesor de investigación de la Estación Biológica de Doñana, instituto (CSIC), y coordinador territorial del CSIC en Andalucía, Keith Bildstein, director de Conservación de Hawk Mountain Sanctuary, Marc Bechard, investigador de la Universidad de Boise, Estados Unidos, y Juan José Negro, profesor de investigación de la Estación Biológica de Doñana, entre otros, han apoyado la «excelencia» científica y los «exitosos» resultados del proyecto de reintroducción de águilas imperiales en Cádiz, impulsado por la Junta de Andalucía con la dirección científica de la Estación Biológica de Doñana (CSIC).

   En su puesta en marcha, este proyecto fue analizado y apoyado por más de 450 especialistas de 35 países en el Congreso Internacional de la Raptor Reseach Foundation, celebrado en Sevilla en 2001. Iniciado en 2002 por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía tras analizar, desde el punto de vista de la conservación, el punto crítico en el que se encontraba la especie y la viabilidad científica del proyecto, la reintroducción del águila imperial se abordó siguiendo la metodología científica más experimentada.

   El proyecto ha supuesto un coste anual de 60.000 euros y está obteniendo incluso «mejores» resultados de los esperados por los científicos, con una antelación de dos años sobre las previsiones iniciales. Actualmente este proyecto esta nominado para el premio Tom Cade que otorga la RRF (USA) al mejor proyecto de reintroducción del mundo.

«EL MAYOR INCREMENTO REGISTRADO JAMÁS»

   El plan de recuperación del águila imperial en Andalucía ha conseguido que la población pasara de las 22 parejas reproductoras 1983 a 71 parejas en 2012, «el mayor incremento jamás registrado en esta emblemática especie».

   El establecimiento de parejas territoriales y la reproducción son procesos que se producen «con lentitud» por ser el águila imperial una especie con madurez sexual retardada y baja fecundidad, a lo que se suma una tasa de suelta de ejemplares reintroducidos también «baja». No obstante, la evolución observada hasta ahora concuerda con las estimaciones realizadas a priori, según las cuales sería esperable la formación de dos parejas en los diez primeros años del proyecto.

   Estos resultados son comparables a los obtenidos en otros proyectos de reintroducción con rapaces de gran tamaño desarrollados en otras países, como el águila calva o pigargo americano en Estados Unidos, el pigargo europeo en Escocia o el águila real en Irlanda. En estos proyectos, los primeros eventos reproductores tuvieron lugar entre seis y diez años después de su inicio, dependiendo de la especie y el método de suelta.

    Los resultados han permitido igualmente constatar el flujo efectivo de individuos entre las diferentes subpoblaciones reproductoras, confirmándose tanto la emigración desde la zona de suelta como la atracción de posibles reproductores de otros núcleos, así como el potencial papel del futuro núcleo en la provincia de Cádiz como interconexión de la especie entre otras provincias de Andalucía.

   «Dado que el objetivo final de los programas de reintroducción es conseguir una población que se sostenga por sí sola a largo plazo, las sueltas deberían continuar al menos hasta garantizar una productividad natural de la incipiente población equivalente a la tasa anual de liberación», ha subrayado.

   El proyecto de reintroducción del águila imperial ibérica en Andalucía constituye «un excelente ejemplo de gestión proactiva, que puede y debe integrarse junto con otras medidas más tradicionales en los modernos programas de conservación». En concreto, se ha comprobado que con «una apropiada planificación, ejecución y seguimiento posterior, los programas de reintroducción en aves de presa mediante ‘hacking’ han resultado ser una herramienta adecuada para la recuperación de poblaciones amenazadas y contribuyen a incrementar el conocimiento sobre las aplicaciones de estas técnicas de restauración, así como de la propia biología de la especie», ha indicado.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés