Proteger los olivos centenarios

El Observatorio de Árboles Singulares de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente ha defendido la protección legal de los olivos centenarios para evitar que sean arrancados y vendidos a países como Francia o incluso a Oriente Medio, para decorar rotondas y jardines.

   Con motivo del Día Forestal Mundial, celebrado este miércoles, el experto en árboles singulares y miembro del observatorio César Javier Palacios ha señalado que estos países prohibieron hace ya años este tráfico verde con ejemplares de su propio país y «adornan ahora sus zonas verdes y villas de lujo con árboles expoliados de los campos andaluces, murcianos, extremeños y catalanes».

   Para el Observatorio, lo peor de esta práctica es que «la mayoría de los olivos arrancados mueren durante los años siguientes, al ser incapaces de superar el desarraigo y una poda que los deja en estado de muñón».

   Además, señala que el expolio de los árboles monumentales no afecta sólo a los olivos sino que palmeras, algarrobos, granados y otros árboles agrícolas son también objeto de arranque y posterior venta en viveros, «una práctica que está acabando con un incalculable recurso natural, cultural, histórico, paisajístico y de desarrollo rural».

   Frente a ello, según informa el experto, hay quienes han sabido preservar estos ejemplares únicos descubriendo en ellos, una nueva fuente de desarrollo rural. Así ocurre en la comarca levantina del Maestrazgo, donde se desarrolla un «selecto» oleoturismo y donde la venta selectiva del aceite obtenido de olivos milenarios de variedades autóctonas locales supone «un importante recurso económico».

   Sin embargo, tal y como señala otro de los miembros del observatorio, el botánico Bernabé Moya,  «si queremos conservar vivo este patrimonio natural hay que garantizarle una protección eficaz planteada con una visión de rentabilidad en sentido amplio que integre el desarrollo rural y la conservación de la diversidad biológica». «El objetivo de estos árboles ya no es únicamente dar sombra, elegancia, frutos, madera o ingresos turísticos. Su misión es ser árboles con su historia, que es también la nuestra», ha asegurado.

   Como medida de protección eficaz, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente propone la aprobación de ordenanzas municipales que cataloguen este patrimonio y velen por su conservación y ha invitado a los ciudadanos a que sean ellos mismos quienes reclamen a sus ayuntamientos la adopción de esta medida, o la protección de los árboles de su municipio que destaquen por su edad, por su porte o por su historia.

   Para ello, han puesto a disposición de todo aquel que quiera salvar un árbol, una carta tipo para enviar a la Administración y la dirección a la que la debe remitir en el perfil de Facebook ‘S.O.S. Árboles singulares’.

Desde que la fundación lanzó esta iniciativa en 2010, se han sumando a la ordenanza municipal más de un centenar de ayuntamientos como respuesta a las solicitudes de  sus propios vecinos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés