Cantabria. Laredo, campaña de control de natalidad de gaviotas

La llegada de la época de apareamiento y cría de gaviotas patiamarillas ha provocado que se active el protocolo de control de natalidad de esta especie que desde hace unos años mantiene el Ayuntamiento de Laredo.

   Personal de la empresa «Euskalfalcon» comenzará a partir de la próxima semana el seguimiento y retirada de los nidos detectados en tejados urbanos en los que estas aves encuentran su refugio.

   Así lo anunció la concejala de Medio Ambiente, Pilar Santisteban, que aseguró que el objetivo se sitúa en reducir el 30% de ejemplares en un plazo de cinco años.

   La edil avanzó que en los próximos días desde Alcaldía se promulgará un bando en el que se invitará a la ciudadanía a cooperar para mejorar los resultados de estas campañas.

- Advertisement -

   Para esta iniciativa, resulta decisivo detectar con antelación los focos afectados y mantener una actuación sostenida en el tiempo, informa el Ayuntamiento en nota de prensa.

   En las dos últimas décadas la población de gaviota patiamarilla ha aumentado considerablemente en sus habituales enclaves.

   Este hecho, sumado a su cada vez  menor temor al ser humano hace que convivan cada vez más próximas al entorno urbano, al que acuden para alimentarse, dormir y nidificar.

   Esta abundancia de ejemplares causa afecciones que van desde el molesto griterío que generan antes de amanecer, a lo corrosivo de sus deyecciones, unido al atasco en canalones y bajantes pluviales y el deterioro en tejados y cubiertas.

   La actuación persigue reducir el número de ejemplares que nidifican, así como evitar el nacimiento de nuevos pollos que se sumarían a las parejas establecidas.

   La puesta en marcha de este tipo de campañas ha permitido trazar una curva descendente en la estadística de evolución de unas aves que cada vez se adentran más en el casco urbano desde su hábitat más común al borde del mar.  

   En primavera, de marzo a julio, se realiza la búsqueda de nidos, su eliminación y la retirada de los huevos. En caso de que se detecten crías, éstas se trasladan al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre.

   Pasadas tres semanas se hace una segunda revisión para evitar y neutralizar posibles puestas de reposición. Con ello se garantiza además que las aves consideren «quemado» su escondite y opten por buscar nuevos refugios, asegurando con ello que los tejados perjudicados recuperen su normalidad.

   Aquellos vecinos o comunidades que tengan un nido en sus tejados deberán ponerlo en conocimiento del propio Ayuntamiento.

   Los responsables de Euskalfalcon subrayan que los particulares deben abstenerse de actuar por su cuenta, ya que se trata de aves silvestres que gozan de protección y que está prohibido cazar o envenenar.

   Además, se debe evitar ponerse al alcance de unos ejemplares que no dudan en atacar a todo aquel que consideren un riesgo potencial.

   También se solicita de los vecinos la colaboración para facilitar el acceso a las cubiertas del personal de la empresa encargada, que tiene suscrito un seguro de responsabilidad civil para hacer frente a los desperfectos que su actuación pudiera ocasionar.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés