La ‘impecable’ actuación en Málaga impidió que ardirán más de 17.800 hectáreas

El incendio ocurrido en la provincia de Málaga esta pasada semana podría haber superado las 17.800 hectáreas, en lugar de las 8.225 afectadas, llegando a acercarse al municipio de Guaro, de no haberse actuado de la forma en que se hizo, según ha afirmado el director general de Gestión Natural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Andalucía, Javier Madrid.

   Además, el fuego se «hubiera llevado por delante» toda la Sierra Blanca y acercado a Sierra de las Nieves, ha agregado Madrid, quien ha comparecido este jueves en rueda de prensa junto a los delegados provinciales del Gobierno andaluz y de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, José Luis Ruiz Espejo y Javier Carnero, respectivamente.

   En concreto, desde que se detectó el incendio a las 20.00 horas del jueves y hasta las 02.00 horas, el fuego podría haber recorrido hasta 12.000 hectáreas a causa del viento terral, de las que finalmente se vieron afectadas 5.200; y, a partir de las 04.00 horas del viernes hasta su extinción, con el cambio de viento a levante, podría haber recorrido hasta 15.800 hectáreas más –de ellas se vieron afectadas unas 3.000–, según el informe elaborado por el Centro Operativo Regional del Infoca.

FACTORES

   Entre los factores que propiciaron la rápida propagación del incendio por un total de seis municipios de la provincia de Málaga se encuentran la orografía del terreno, una zona abrupta caracterizada por barrancos y pendientes superiores al 60 por ciento; el estado de la vegetación –principalmente formada por matorral y monte bajo–, «exhausta» ante la escasez de precipitaciones y varios episodios de ola de calor; así como la meteorología.

   En este último punto destaca que, al inicio del incendio, el viento era de terral, «fuerte y extremadamente seco»; unido a la «enorme» inestabilidad atmosférica al sur del siniestro, que dio lugar a bajas presiones y desprendimientos de masa vegetal, y al cambio a viento de levante, «más fresco pero que daba al incendio un enorme potencial de crecimiento hacia el oeste», según han indicado. Así, en la madrugada del viernes se llegó a alcanzar los 12,3 kilómetros de recorrido en tan solo cuatro horas.

COORDINACIÓN «EXTRAORDINARIA»

   La agilidad ha sido uno de los elementos «clave» en la extinción de este incendio, a lo que se suma una coordinación «extraordinaria» por parte de los distintos efectivos y administraciones, que «nos ha permitido atajarlo en tiempo y forma», así como la solidaridad del resto de Andalucía con la aportación de «una enorme cantidad» de recursos humanos desde el dispositivo Infoca, «a sabiendas» de que podían sucederse otros siniestros en sus respectivas provincias, ha valorado Madrid.

   En cualquier caso, ha destacado tres aspectos «fundamentales» en esta labor: la profesionalidad de los intervinientes; la disponibilidad de recursos humanos y técnicos; y la realización de simulacros el pasado mes de febrero en la misma zona del incendio. En este sentido, el director general ha señalado que esto permitió que las distintas administraciones se conocieran, intercambiaran información y formación entre ellos y lograran, de esta forma, una coordinación «extraordinaria».

   Así, se pusieron a disposición de la extinción del incendio 663 especialistas por parte del Infoca, junto a otras 558 personas de distintas instituciones: 061, el sistema Emergencias 112 Andalucía, Policía Local de los municipios afectados, Protección Civil, Cruz Roja, Policía Nacional, Bomberos del Consorcio y de los ayuntamientos de la costa, Unidad Militar de Emergencias (UME) y Guardia Civil.

   En total, más de 1.100 profesionales que trabajaron de manera «intensiva» durante 48 horas y 30 medios aéreos, ha precisado Madrid; a lo que se suman, desde el punto de vista sanitario, los Servicios del 061, Cruz Roja, la Dirección de Seguridad y Vigilancia, Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Autonómica y Policía Local. En apoyo logístico, además, han participado Cruz Roja, voluntarios y servicios locales de Protección Civil y el 112.

   Todo ello ha logrado controlar la expansión de un incendio que finalmente ha afectado a 8.225 hectáreas, un 1,9 por ciento del total provincial –420.000 hectáreas–: 1.049,8 hectáreas de suelos urbanos y agrícolas y otras 7.175,3 de superficie netamente forestal –zona de pastizal, matorral, además de alcornoque y pinos principalmente–.

   Fundamentalmente se han visto afectados montes de los municipios de Ojén, en un 40,18 por ciento; Mijas, un 28,18 por ciento; Marbella, un 20,92 por ciento; Coín, un 6,39 por ciento, Monda, un 2,5 por ciento; y de Alhaurín el Grande, con un 1,83 por ciento.

   En cuanto a los desalojos, se han producido más de 6.000 personas entre el núcleo urbano de Ojén y distintas urbanizaciones de Coín: Entre Ríos, Elviria, Fuente Las Tejas, Refugio del Juanar en Marbella y los colegios Ecole y Alborán. Por otro lado, las vías de comunicación afectadas han sido la AP-7 entre Fuengirola y Marbella y la A-355 entre Marbella y Ojén.

   El sistema Emergencias 112 Andalucía atendió desde la tarde del jueves 30 hasta las 10.00 horas de este pasado lunes un total de 3.890 llamadas, llegando «a su momento más álgido» a 2.771. Esto supone un 841 por ciento de incremento con respecto a los servicios ordinarios, que llevó a reforzar en un 35 por ciento los efectivos, según ha apuntado Ruiz Espejo.

   En cuanto al origen del fuego, el delegado de la Junta de Andalucía en Málaga ha declarado que es «prácticamente seguro» que «la mano del hombre está detrás», ya sea por falta de precaución o intencionadamente, ha matizado. En cualquier caso, las causas se están investigando y no se descarta ninguna hipótesis.

   Todo ello ha llevado a la Junta a ponerse manos a la obra en diversas tareas, como la actualización de los planes de emergencias municipales por parte de cada ayuntamiento para prevenir los incendios y su propagación, así como a pedir planes de evacuación y emergencia, entre otras medidas. También, el delegado provincial ha pedido «sensibilización y precaución en cuanto subimos al monte».

   En este sentido, el director general de Gestión Natural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha recordado que el verano «no ha terminado», sino que queda el mes de septiembre, «complejo» en la provincia de Málaga, ha especificado. Esta estación del año acabará cuando lleguen las precipitaciones y, mientras tantos, ha destacado la «necesidad de colaboración» por parte de los ciudadanos.

   Por último, ha considerado que el potencial que tiene la provincia de Málaga «no se puede ver dañado por este incendio», dado que «ningún parque ni reserva de especial interés se han visto dañados», ha afirmado. Asimismo, ha puesto de relevancia que «el potencial que tiene la costa de la provincia es enorme».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales sacrificados para hacer ropa

10 fósiles vivientes

CREAF en la COP15 de la biodiversidad

Volcanes más peligrosos del mundo