Cazadores y Ayuntamiento de Ojén (Málaga) se ‘alían’ para recuperar 7.000 hectáreas afectadas

Un total de siete sociedades de cazadores, directivos de la Federación Andaluza de Caza (FAC) y el alcalde de Ojén (Málaga), José Antonio Gómez, han acordado comenzar al plan de actuación para recuperar las 7.000 hectáreas forestales afectadas por el incendio ocurrido la pasada semana en la provincia de Málaga.

   En concreto, el encuentro entre las distintas partes tuvo lugar este pasado miércoles en el municipio de Ojén, en el que se marcaron las estrategias y pautas a seguir para llevar a cabo los trabajos de recuperación, que se espera que se prologuen durante, al menos, dos años.

   El plan de actuación comenzará con la peritación de los daños sufridos por las sociedades afectadas, que realizarán de forma gratuita los técnicos de la federación. Seguidamente, y a instancia del primer edil de Ojén, los colectivos de cazadores deberán trasladar a sus respectivos consistorios estos daños para que éstos defiendan ante los organismos correspondientes la concesión de ayudas.

   Así, el proceso de recuperación deberá realizarse en dos fases: una primera de urgencia, destinada a paliar a corto plazo los efectos del fuego en el terreno, y una fase a largo plazo, que deberá incluir las actuaciones de la Consejería de Medio Ambiente para la reforestación y repoblación de especies cinegéticas, han informado desde la Federación Andaluza de Caza a través de un comunicado.

   Según la evaluación de los presidentes de las sociedades afectadas sobre los daños sufridos en los acotados, Ojén ha sido «la sociedad más afectada, con la práctica totalidad de sus aprovechamientos calcinados y una reducción del 90 por ciento de sus población cinegética», seguida de las de Marbella y Coín. A estas se suman los cotos federados de Barranco Blanco, Alhaurín el Grande, Mijas y Monda.

   Por su parte, tanto el presidente de la FAC, José María Mancheño, como el alcalde de Ojén han puesto de manifiesto que la recuperación de los acotados «deberá realizarse en estrecha colaboración» con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

MEDIDAS DE URGENCIA

   Entre las medidas de urgencia solicitadas por los representantes se incluyen las ayudas para el entablillado de señalización de los cotos o la financiación de maquinaria agrícola y semillas que permitan llevar a cabo una primera siembra de cereales o plantas que supongan alimento para las especies de Caza Menor. En este sentido, la institución federativa y el Ayuntamiento de Ojén se han comprometido a colaborar aportando «lo antes posible» los recursos para estas actuaciones.

   El «gran» objetivo de los cazadores malagueños, sin embargo, es la reforestación de la zona y su repoblación con especies cinegéticas tan características como la cabra montés, el corzo o el jabalí, según han indicado desde la FAC; actuación que «deberá llevar a cabo la Consejería y que, en ningún caso, se producirá a corto plazo», han precisado.

   No obstante, tanto Mancheño como Gómez han pedido a las sociedades de caza «paciencia y comprensión», afirmando que «no es el momento de los grandes proyectos». A juicio de ambos, la Consejería deberá establecer «un proyecto serio basado primero en la recuperación total de la zona y, posteriormente, en estudios que contemplen las mejores vías y especies para la reproducción».

   En cualquier caso, el presidente de la FAC ha apuntado que «los cazadores conocemos el medio y sabemos que es inviable una reforestación o repoblación tal y como se encuentran nuestros cotos». Por tanto, «nuestra lucha debe ser para que en todos los proyectos que la Consejería de Medio Ambiente acometa para recuperar los territorios afectados se tenga en cuenta la caza y se contemple también su recuperación en la zona», ha agregado.

SOLIDARIDAD Y RESPONSABILIDAD

   El estado de los acotados calcinados por las llamas llevará a la Consejería a prohibir la caza en ellos durante un tiempo, aún por determinar. Por este motivo, el delegado provincial de la FAC en Málaga, Pedro Acedo, ha pedido la solidaridad de las demás sociedades federadas de Málaga y del resto de Andalucía.

   En este sentido, ha declarado que «los cazadores malagueños no afectados y los del resto de Andalucía deben comprender la situación de sus compañeros y desde la Federación pedimos que en la medida de lo posible sean solidarios con sus compañeros, ofreciendo las invitaciones para jornadas de caza que estén dentro de sus posibilidades».

   En este sentido, las sociedades de cazadores han pedido a la FAC la posibilidad de solicitar a la Consejería de Medio Ambiente que se permita la caza de manera temporal y controlada en zonas de reserva limítrofes con sus municipios.

   Por último, Acedo ha informado de que solicitará una reunión con la Delegación Provincial de Medio Ambiente para pedir que se reduzcan los trámites burocráticos en la repoblación de conejos o aves en las zonas afectadas por el incendio, como medida de consideración con los afectados.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés