Burgos. Admitida una queja por maltrato animal contra la Danza del Escarrete

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha admitido una queja que la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) presentó por la celebración del festejo conocido como la ‘Danza de Escarrete’ que se lleva a cabo anualmente en Poza de la Sal (Burgos) y en el que se utilizan gallos.

   En concreto, la queja del colectivo hace referencia a la falta de respuesta del delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo, al escrito que ANPBA le remitió el 18 de abril de 2012 por la vía administrativa en el que le solicitaba que no permitiera el uso de animales de carne y hueso en dicho festejo, en el que usualmente se utilizan gallos.

   Éstos son atados por las patas con cuerdas y obligados a estar presentes mientras se reza un rosario, para luego ser suspendidos en una percha y llevados en procesión hasta la Plaza Mayor, donde son depositados en el suelo pero siguen atados por las patas, mientras los «mozos» y «mozas» danzan a su alrededor, según informaron a Europa Press fuentes del colectivo.

   ANPBA presentó su solicitud al delegado territorial sobre la base de lo establecido en la Ley 5/1997 de Protección Animal de Castilla y León, que prohíbe «someter a los animales a actitudes y comportamientos impropios de su condición». Dicha Ley incluye, en su ámbito de aplicación y protección, a los animales «criados para el aprovechamiento de sus producciones», siempre que se les utilice para un fin distinto de sus producciones, como ocurre en el caso de los gallos que son utilizados en un festejo conocido como «Danza del Escarrete».

   Además, como los gallos son animales muy estresables, ANPBA considera que es contrario a su condición utilizarlos en ningún tipo de festejo, ya que sufren un estrés inimaginable, angustia y miedo.

   Por ello, ANPBA ha solicitado formalmente la sustitución de los animales de carne y hueso por otros de atrezo, simbólicos, «lo cual en nada desmerecería la citada danza, sino que, por el contrario, mantendría la simbología y espíritu del festejo, respetando, a su vez, la creciente sensibilidad social contraria el uso de animales domésticos en espectáculos.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés