El clima de la península Ibérica hace 6.000 años

Conocer la historia del medio ambiente permite a los expertos preparar posibles escenarios futuros con una base más sólida, así como tomar las mejores decisiones en la gestión de los bosques y recursos que tenemos ahora. Ésta es una de las razones que ha llevado a la ingeniera forestal de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (Colombia) María Fernanda Jiménez a estudiar el clima de la península Ibérica hace 6.000 años. Jiménez, alumna del Máster Erasmus Mundus en Conservación y Uso Sostenible de Sistemas Forestales de la Universidad de Valladolid, coordinado por el Instituto Universitario de Gestión Forestal Sostenible de Palencia, apunta que los resultados obtenidos “concuerdan con algunas investigaciones que proponen un clima más cálido y húmedo en el hemisferio norte en ese periodo ”.

El trabajo, iniciado hace cerca de año y medio, ha tenido como objetivo principal proyectar hacia el holoceno medio (6.000 años atrás) el modelo fitoclimático para la España peninsular desarrollado en 2010 por el investigador de la Universidad de Valladolid Julián Gonzalo, usando para ello un modelo climático denominado UBRIS-HadCM3M2, y validar esta proyección con datos de yacimientos paleobotánicos.

 

“Julián Gonzalo, mi director de tesis, había centrado su doctorado en la construcción de un nuevo modelo fitoclimático para España peninsular y el desarrollo del tema permitiría ahondar en la investigación de escenarios de cambio climático, teniendo una perspectiva en el pasado de la relación entre el clima y la distribución de las especies forestales registradas en yacimientos paleobotánicos”, explica la investigadora.

Según añade, la reconstrucción de hechos, comportamientos y distribuciones en épocas pasadas permite a los investigadores reconocer las interacciones más influyentes para la persistencia de las especies en un medio, y además da la oportunidad de relacionar paralelamente fenómenos de incursión de nuevas especies en la Península que están relacionadas con las primeras poblaciones neolíticas y la extensa historia de intervención humana en Europa.

 

Fases del trabajo

En cuanto a las distintas fases de desarrollo del trabajo, María Fernanda Jiménez detalla que, en primer lugar, se descargaron las variables a trabajar del modelo climático, se analizó la calidad de los datos, filtrando las variables más adecuadas para el trabajo. Para acotar la investigación, agrega, se decidió trabajar con factores fitoclimáticos como variables dependientes (temperatura media mensual más baja, precipitación mensual del mes más cálido y precipitación invernal). “De esta forma se generaron tres modelos a partir de los resultados obtenidos por Julián Gonzalo”, señala. Una vez obtenidos y corregidos los modelos para las variables en el presente (a partir de datos de 1950), se compararon los tres modelos con los datos estimados para el holoceno medio, generando así datos de los factores fitoclimáticos de hace 6.000 años.

“Estos factores fitoclimáticos se consideran determinantes para conocer la presencia o ausencia de especies, es decir, están relacionados con las condiciones más extremas en las que puede desarrollarse la vegetación, en este caso de tipo forestal”, precisa. Estos nuevos factores fueron generados para puntos cada 10 kilómetros en todo el territorio peninsular español, por lo que se generó un volumen importante de datos que fueron discriminados. “Al aplicar los modelos discriminantes se pudo clasificar cada punto de información en un subtipo fitoclimático, que está caracterizado por la presencia de diferentes especies, y las especies encontradas en los yacimientos paleobotánicos se contrastaron con la nueva clasificación contrastando la presencia o ausencia”, concluye.

Ambiente más homogéneo

Respecto a los resultados obtenidos en la investigación, sugieren “que el holoceno medio pudo proporcionar un ambiente más homogéneo en el territorio Español, influenciando la distribución de especies por la característica de su condición climática”. Además, subraya la investigadora, la distribución actual de las especies forestales está “fuertemente influenciada” por la intervención del hombre desde aquella época, aproximadamente. Del mismo modo, otras investigaciones sugieren “que alrededor de esa época se presentó un cambio en la órbita del planeta que pudo influenciar el comportamiento del clima”.

DiCYTECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés