Estudio de las tortugas marinas en peligro de extinción en Cabo Verde

Las seis especies de tortugas marinas del Atlántico y del Mediterráneo están en peligro de extinción. La Estación biológica de Doñana (centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC) investiga desde hace nueve años sobre la ecología y la conservación de la tortuga boba tanto en aguas españolas como en las playas de desove de Cabo Verde, uno de sus principales lugares de procedencia. La Universidad de Salamanca colabora en esta tarea y busca voluntarios para los trabajos e investigaciones que se van a desarrollar entre junio y octubre de 2013.

 

Todas las tortugas marinas migran y juegan un papel muy importante en los diversos ecosistemas que habitan En el litoral español, la especie más frecuente es la tortuga Caretta caretta y está sufriendo una alta mortalidad por la pesca accidental en redes y palangres. Estudios moleculares han determinado que la mayoría de tortugas en aguas españolas nacen en Florida y, en segundo lugar, en Cabo Verde, cuyas playas de anidación son lugares críticos para la supervivencia y recuperación de las poblaciones amenazadas, según la información del catedrático de Zoología de la Universidad de Salamanca Miguel Lizana recogida por DiCYT.

 

Punto clave en el planeta

 

La boba de Cabo Verde es la tercera población mundial para la especie con entre 9.000 y 22.000 nidos anuales y este archipiélago africano es su único punto de anidación estable en todo el Atlántico Oriental, es decir, desde España a Sudáfrica. Las principales amenazas de las tortugas en Cabo Verde son la caza furtiva de hembras y la pérdida de hábitat por las actividades turísticas. Además, el cambio climático está alterando la producción de sexos, la contaminación lumínica relacionada con el turismo amenaza la supervivencia de las crías, la elevación del nivel del mar amenaza a muchos nidos y la depredación de neonatos tanto en playa como en el mar es altísima y dificulta enormemente la recuperación de la especie.

 

Por eso, mediante programas de voluntariado, se protegen playas que son importantes para la tortuga por su alta densidad de nidos, reduciendo sensiblemente la mortalidad de hembras y nidos. A través de este programa, se hacen censos diarios con una media de 14.000 nidos por temporada y se marcan y estudian una media de 2.000. Los voluntarios también contribuyen a las diferentes investigaciones que buscan, por un lado, mejorar el conocimiento de la biología y ecología de estas especies y, por otro, evaluar estrategias para mejorar la gestión de las tortugas y sus hábitats para favorecer su recuperación.

 

Reunión informativa

 

En este caso, los voluntarios pueden ser estudiantes y personal de la Universidad de Salamanca, aunque hay otras instituciones que colaboran con el CSIC. Para explicar este programa, el próximo 22 de mayo, a las 13:00 horas, se informará de los objetivos, resultados, condiciones y coste económico en el aula F1 del Edificio Dioscórides de la Facultad de Biología del Campus Miguel de Unamuno en una sesión en la que intervendrá el director del programa, Adolfo Marco, científico de la Estación Biológica de Doñana. Los organizadores aconsejan a los interesados asistir a la reunión para poder reservar turno y fechas porque, según la experiencia de ediciones anteriores, las plazas se cubren rápidamente.

DiCYTECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés