El 25% del combustible de los hornos de cementeras españolas provienen de reutilizar 800.000 toneladas de sus residuos

Las fábricas de cemento españolas recuperaron, en 2012, la energía de casi 800.000 toneladas de sus propios residuos y produjeron el 25,6 por ciento del poder calorífico de sus hornos, según ha informado la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (CEMA) en el lanzamiento, este martes, de su primera campaña de sensibilización online con la que pretenden acercar a la sociedad las «ventajas» que conlleva la recuperación energética de residuos en cementeras.

   En el acto, al que ha asistido la directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Susana Magro, se ha presentado la iniciativa que, bajo el lema ‘Residuos como combustible’, consta de página web específica, www.residuoscomocombustible.com, y un spot que se difundirá vía redes sociales y otros medios online.

   El objetivo final de esta campaña es trasladar los beneficios de combustibles derivados de residuos en la producción de cemento, entre las que se encuentran la reducción de combustibles fósiles, así como resaltar que el proceso de recuperación energética cuenta con las «máximas garantías de seguridad y salud para las personas y el entorno».

   CEMA ha indicado que el conjunto de la industria cementera continua trabajando para elevar el porcentaje de energía proveniente de residuos, al menos hasta la media europea, que se sitúa en el 30 por ciento. El objetivo final es acercarse a valores superiores al 60 por ciento como ya lo hacen algunos países vecinos, como Holanda, Austria, Alemania y Noruega.

RESIDUOS COMO COMBUSTIBLE, REDUCE EMISIONES

- Advertisement -

   Por otro lado, señala que en España cada persona genera 550 kilogramos de residuos al año y «sólo» la quinta parte se recicla. Esto supone el envío a vertedero del 60 por ciento de los residuos, mientras que otros países como Alemania tan solo desechan por este procedimiento un 1 por ciento de su basura. Establecer limitaciones al vertido de residuos no reciclables con alto poder calorífico, como han implantado algunos países del centro y norte de Europa, ha hecho que los alemanes, por ejemplo, hayan reducido hasta un 24 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de sus residuos urbanos.

   En este sentido, comenta que la Comisión Europea considera que el uso de residuos como combustible en las cementeras es una de las «mejores prácticas» para reducir las emisiones de CO2, los costes energéticos y da una solución ambientalmente correcta a los despojos, al mismo tiempo que hace más competitivas a las empresas en el entorno internacional.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés