La Comunidad de Madrid cuenta con más de 194 fuentes semilleras para reforestaciones

La Comunidad de Madrid cuenta, en total, con 194 fuentes semilleras de las que se pueden extraer semillas de hasta 44 especies forestales distintas para repoblaciones.

   La región se sirve de estos espacios para la reforestación forestal. Estas repoblaciones pueden destinarse bien a zonas afectadas por incendios y a áreas de escasa vegetación, o bien, para introducir más ejemplares de especies singulares que se encuentren de forma muy dispersa en el territorio.

   «Desde 2003 se han reforestado más de 12.500 hectáreas a lo largo de 80 emplazamientos distintos de la Comunidad de Madrid, plantando más de 12 millones de árboles y arbustos», ha afirmado este miércoles el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola.

   En una visita a un rodal de recogida de semillas, en el monte público de la Dehesa del Berrocal y Gargantilla, en Becerril de la Sierra, Sarasola ha participado en la recogida de varios ejemplares de semillas de arce y fresno.

   Éste es el primer paso del proceso de reforestación. Durante las próximas fechas, organismos públicos y privados recogen muestras que más tarde serán plantadas en viveros donde, una vez que han crecido lo suficiente, se trasladan a las zonas necesitadas. La Consejería afirma tener capacidad para producir hasta 250.000 plantas al año de 100 especies forestales distintas.

   El objetivo de la repoblación forestal es garantizar la conservación de los bosques madrileños, para lo cual se eligen los ejemplares, tal y como ha contado el técnico forestal Paulino de la Fuente, siguiendo diferentes criterios: como que se trate de plantas autóctonas o con mapas genéticos similares a los de la zona que se quiere reforestar, pero también características como la facilidad de acceso.  

   En este sentido, el consejero se ha referido, a modo de ejemplo, a la reforestación prevista en la zona de Robledo de Chavela, afectada por un grave incendio en 2012. «Tras un estudio exhaustivo y cuidadoso hemos seleccionado los árboles más resistentes al suelo y a las condiciones climáticas, pero también los que mejor se adecuan a las especies que ya estaban allí», ha dicho.

   «Cuando la regeneración natural haya terminado en los próximos meses, seguramente tras el otoño, procederemos a trasladar los ejemplares preparados en los viveros a aquellas zonas donde no haya habido suficiente regeneración natural», ha concluido Sarasola.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés