Actualizar

lunes, enero 30, 2023

Estudian la fauna y flora del entorno de centrales térmicas

 Investigadores de la Universidad de Salamanca están analizando la biodiversidad en los entornos de dos centrales térmicas, la de Velilla del Río Carrión (Palencia) y la de Arcos de la Frontera (Cádiz). Por encargo de la empresa Iberdrola, propietaria de ambas, los científicos realizan un estudio exhaustivo de la flora y la fauna de los alrededores, un trabajo que ya realizaron en la central navarra de Castejón. 

El equipo del Departamento de Biología Animal de la institución académica salmantina tiene previsto dedicar dos años, 2014 y 2015, a este trabajo, en el que participan botánicos, zoólogos y ecólogos. El objetivo es recoger datos en un radio de unos 10 kilómetros en torno a las centrales, de forma que el estudio abarque diferentes hábitats y permita analizar parte de la fauna acuática y terrestre, en concreto, aves, mamíferos, anfibios, reptiles y peces; así como diferentes tipos de vegetación. 

En líneas generales, “creemos que la biodiversidad no se ve demasiado afectada por la presencia de las centrales”, indica Miguel Lizana, que lidera la investigación y cuenta ya con la experiencia previa del estudio en Navarra, que se plasmó en el informe ‘Biodiversidad del río Ebro en el entorno de la central CTCC de Castejón’, que recoge la existencia de 215 especies de flora y 157 de fauna sin contar con los peces. En concreto, hay una gran presencia de aves y mamíferos y, por el contrario, pocos reptiles y anfibios. 

La central de Velilla del Río Carrión es una instalación termoeléctrica de ciclo convencional que funciona con carbón, mientras que la Arcos de la Frontera es una central más moderna, de ciclo combinado, que funciona con gas, al igual que la de Castejón. En cualquier caso, las diferencias en cuanto a biodiversidad que se puedan encontrar en sus entornos no tienen que ver con estas características, sino con el lugar en el que se sitúan, siendo especialmente rico el entorno de Velilla, que se sitúa junto al Parque Natural de Fuentes Carrionas. 

En estos casos, el trabajo de toma de muestras es muy complejo y se realiza con una metodología basada en la observación a través de prismáticos o telescopios y elementos como trampas de diverso tipo para capturar animales así como cámaras de “fototrampeo”, que permiten detectar su presencia y realizar estadísticas. Con estos datos, el objetivo final es realizar publicaciones y posiblemente paneles para exposiciones itinerantes que permitan divulgar la biodiversidad de estas zonas.

Especies introducidas

Puede parecer que el medio ambiente de un país como España es bien conocido. Sin embargo, un estudio científico exhaustivo puede revelar sorpresas inesperadas y eso es lo que ocurrió en la investigación del entorno de Castejón: los científicos descubrieron una población de castores en el río Ebro, muy cerca de la central. “El castor es una especie que existía en toda Europa pero en España se extinguió hace siglos”, indica Lizana. Algunos grupos ecologistas europeos los han reintroducido de forma clandestina y hay ya colonias numerosas en Francia y Alemania. “Aquí ocurrió lo mismo, pero se decidió eliminarlos por la administración por los daños que podían causar, ya que comen corteza de árbol”, por eso los expertos se vieron sorprendidos por su presencia.

Aunque sólo es una anécdota, esta historia es un buen ejemplo de los resultados que puede ofrecer un estudio de este tipo. “El Ebro es el río con más especies introducidas en toda España”, comenta Lizana, así que la investigación recoge una gran proliferación de moluscos bivalvos, como almejas o mejillones, además de tortugas, caracoles y otras especies exóticas. En total, el informe del entorno de Castejón recoge la existencia de 11 especie de fauna y 17 de flora clasificadas como especies exóticas invasoras.

DiCYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés