La antigua domesticación del ganado en África comenzó en Irak, Jordania, Siria e Israel

Los genetistas y antropólogos sospechan que los antiguos africanos domesticaron ganado nativo del continente africano hace unos 10.000 años. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, ha descubierto que esa antigua domesticación de ganado se originó en el ‘Creciente Fértil’, una región que cubría los actuales países de Irak, Jordania, Siria e Israel.

   En su estudio, publicado en ‘Plos Genetics’, el profesor Decker, de la Universidad de Missouri, y un equipo de científicos internacionales compararon las similitudes y diferencias entre la genética de 134 razas de ganado diferentes de todo el mundo para determinar cómo se relacionaron. El trabajo encontró mezcla de ganado nativo en Indonesia con razas importadas de India, ganado europeo y africano en Italia y España y ganado de Europa y Asia en Corea y Japón.

   Los investigadores también determinaron que las únicas razas bovinas estadounidenses, como los cuernos largos de Texas, son el resultado de la mezcla de ganado español, trasportado desde Europa por los exploradores en el siglo XVI, y las razas de cebú o ganado Brahman de India importadas a Estados Unidos desde Brasil a finales de 1800.

   Decker señala que la genética de estas razas de ganado de África es similare a la del primer ganado domesticado en Oriente Medio hace unos 10.000 años, lo que demuestra que estos animales fueron traídos a África cuando los granjeros emigraron al sur. Entonces, este ganado se mezcló con ganado salvaje, o uro, que era nativo de la región, y cambió su composición genética de forma suficiente para confundir a los genetistas.

   «En muchos sentidos, la historia de la genética del ganado refleja la historia humana –afirma Decker–. En el caso del ganado de África, antropólogos y genetistas la utilizan para sospechar que el ganado domesticado africano era nativo del continente, cuando en realidad, fue llevado por la migración de los pueblos hace miles de años. Gracias a una mejor comprensión de la historia de la domesticación de los animales, podemos entendernos mejor a nosotros mismos».

   Este investigador también subraya que la cría de ganado es importante para los ganaderos que buscan maximizar la carne de sus rebaños y la producción de lácteos. Decker considera que entender la historia genética de las razas del ganado es importante en la búsqueda de soluciones a los problemas agrícolas.

   «Ahora que tenemos esta historia genética más completa del ganado en todo el mundo, podemos entender mejor la diversidad de las especies», afirma. «Al entender las variaciones presentes, podemos mejorar la calidad de los animales con fines ganaderos, ya sea a través de la cría de animales más resistentes a las enfermedades o la búsqueda de maneras de aumentar la producción de leche o carne», concluye.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés