Hace 530 millones de años, criaturas marinas del Cámbrico filtraban alimentos como las ballenas

Antiguas criaturas marinas filtraban los alimentos como las ballenas modernas, según revela un estudio sobre nuevos fósiles publicado en la revista ‘Nature’. Estos animales vivieron hace 520 millones de años durante el Cámbrico, un periodo conocido como «Explosión Cámbrica», en el que todos los principales grupos de animales y ecosistemas complejos aparecieron repentinamente.

   ‘Tamisiocaris’ pertenece a un grupo de animales llamados ‘anomalocarids’, un tipo de artrópodo temprano que incluyó a los más grandes y algunos de los más emblemáticos del periodo Cámbrico. Esta especie nadaba utilizando aletas en la parte de abajo a ambos lados del cuerpo y tenía grandes apéndices en frente de su boca, que probablemente utilizaba para capturar presas más grandes, como los ‘trilobites’.

   Sin embargo, fósiles recién descubiertos muestran que esos depredadores también evolucionaron para alimentarse de la comida en suspensión, con sus apéndices apresadores transformándose en un aparato de filtración que pudiera ser arrastrado como una red a través del agua, atrapando pequeños crustáceos y otros organismos diminutos, de medio milímetro de tamaño.

   Esa tendencia evolutiva que condujo a grandes depredadores en la cima de la cadena alimenticia marina a ser gentiles animales que se alimentaban de comida en suspensión durante el enormemente productivo periodo Cámbrico también ha sucedido en otras ocasiones en la historia de la Tierra, según el autor principal de este estudio, el doctor Jakob Vinther, profesor de Macroevolución en la Universidad de Bristol, en Reino Unido.

ÁRTROPODOS PRIMITIVOS

   «Estos artrópodos primitivos eran, ecológicamente hablando, los tiburones y las ballenas de la era cámbrica. En ambos tiburones y ballenas, algunas especies evolucionaron hasta convertirse en comedores de alimentos en suspensión y gigantes animales de lento movimiento que se alimentaban de los animales más pequeños en el agua», explica Vinther.

   Con el fin de entender completamente cómo ‘Tamisiocaris’ podría haberse alimentado, los investigadores crearon una animación por ordenador en 3-D de sus apéndices para explorar la gama de movimientos que podría haber hecho. «Tamisiocaris pudo ser un comedor de barrido, recolectando partículas en la malla fina que se formaba cuando recogía su apéndice contra su boca», relata Martin Stein, de la Universidad de Copenhague, creador de la animación por ordenador.

   El descubrimiento también ayuda a resaltar lo productivo que era el periodo Cámbrico, mostrando cómo muy diferentes especies de ‘anomalocaridids’ evolucionaron en ese momento, y proporciona una mayor comprensión de los ecosistemas que existían cientos de millones de años atrás.

   «El hecho de que los grandes comedores de alimento en suspensión que nadaban libremente vagaban por los océanos nos dice mucho sobre el ecosistema», afirma Vinther. «Alimentarse con partículas pequeñas filtrándolas del agua mientras se nada activamente requiere una gran cantidad de energía y, por lo tanto, una gran cantidad de alimentos«, añade.

   ‘Tamisiocaris’ es uno de los muchos descubrimientos recientes de muy diversos ‘anomalocarids’ encontrados en rocas de edades comprendidas entre hace 520 y 480 millones de años. «Una vez pensamos que los ‘anomalocarids’ eran un experimento fallido raro –reconoce el coautor Nicholas Longrich, de la Universidad de Bath, en Reino Unido–. Ahora estamos viendo que se produjo una importante explosión evolutiva, haciendo que depredadores superiores se alimentasen de plancton diminuto».

   Los fósiles de ‘Tamisiocaris’ fueron descubiertos durante una serie de expediciones recientes lideradas por el coautor David Harper, profesor de la Universidad de Durham, en Reino Unido. «Las expediciones han descubierto un verdadero tesoro de nuevos fósiles en uno de los lugares más remotos del planeta y hay muchos nuevos animales fósiles que esperan ser descritos -afirma–. Nuestra nueva comprensión de estos importantes animales añade otra pieza a un fascinante rompecabezas».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés