Actualizar

sábado, febrero 4, 2023

La evolución de algunos dinosaurios de la dieta y hacerse vegetarianos cambió sus garras

A menudo se considera a los dinosaurios terópodos, un grupo que incluye especies tan famosas como el ‘Tyrannosaurus rex’ y el Velociraptor, como animales carnívoros y depredadores con dientes afilados y garras para capturar presas.

   Sin embargo, un examen detallado de las garras en sus extremidades anteriores revela que la forma de las garras de los terópodos es muy variada y que éstas podrían haberse utilizado para otras tareas.

Inspirado por este amplio espectro de morfologías de las garras, el doctor Stephan Lautenschlager, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, analizó las diferencias en la forma de las garras y cómo éstas se relacionan con distintas funciones, informando de sus hallazgos en ‘Proceedings of the Royal Society B’.

   Su investigación se centró en la ‘Therizinosauria’, un grupo inusual de terópodos que vivió hace entre 145 y 66 millones de años; que eran muy grandes, de hasta 7 metros de altura; con garras de más de 50 centímetros de largo en sus extremidades anteriores, cuellos alargados y un abrigo de plumas primitivas en la parte de abajo de sus cuerpos. Pero a pesar de su extraña apariencia, eran herbívoros pacíficos.

   «Los dinosaurios terópodos eran bípedos, lo que significa que sus miembros anteriores ya no estaban involucrados en el andar como en otros dinosaurios.  Esto les permitió desarrollar un nuevo conjunto completo de formas de garras adaptadas a diferentes funciones», relata Lautenschlager.

   Para entender completamente cómo se usaron esas distintas garras en las patas delanteras, estos expertos crearon modelos de ordenador que simulaban una variedad de funciones posibles para las diferentes especies y morfologías de garra. También compararon las garras de dinosaurio con las garras de los mamíferos de hoy en día, cuya función, es decir, cómo y para qué se utilizan las garras, ya se conoce.

   En el curso de la evolución, varios grupos de terópodos, incluyendo ‘Therizinosauria’, pasaron de ser carnívoros a convertirse en herbívoros. Fue durante esta transición cuando los dinosaurios terópodos desarrollaron una gran variedad de formas de garras adaptadas a funciones específicas, tales como excavar, agarrar o perforar, según revela este estudio.

   «Es fascinante ver que con el paso de una dieta carnívora a una basada en vegetales hay una gran variedad de formas de garras adaptadas a diferentes funciones. Esto sugiere que las adaptaciones dietéticas fueron un factor importante en la evolución de los dinosaurios terópodos y su transición hacia las aves modernas», concluye el investigador principal.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés