Medio Ambiente acondicionará los humedales de la zona ZEPA del Mar Menor

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha destinado un total de 872.279 euros a la adecuación biológica de los humedales incluidos en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en el Mar Menor.

   La obra, que ya ha concluido, se localiza en las Salinas de Marchamalo y las Salinas de Rasall, en Cartagena (Murcia). Así, el Ministerio ha entregado a la Región de Murcia la obra –cofinanciada con el Fondo Feder–. El proyecto se enmarca en el convenio de colaboración suscrito en 2013 entre el Ministerio y la comunidad autónoma para la Ejecución y Coordinación de actuaciones en materia de protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad y que contempla una inversión total de ocho millones de euros.

   Igualmente se encuentran incluidas dentro del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) «Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor», Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) «Mar Menor» y Paisaje Protegido «Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor».

   Las obras realizadas tienen la finalidad de recuperar y conservar estas salinas tradicionales por tratarse de los últimos reductos de dicha actividad realizada sin métodos industriales en explotaciones de pequeñas dimensiones en el litoral de la Región de Murcia.

   Según destaca el Ministerio, el interés de estas salinas es doble, ya que protege los valores asociados a formas de vida tradicionales, así como los aspectos biológicos debido a que los hábitats y especies que albergan están considerados de excepcional interés natural.

   En concreto se ha actuado en la mejora de entrada, conducción y distribución de agua, ya que algunos de los canales se encontraban deteriorados y colmatados y necesitaban restaurarse y dragarse y limpiarse para su correcto funcionamiento y en la restauración de los sistemas de bombeo.

   Asimismo, en las Salinas de Rasall se ha reforzado el sistema de bombeo con dos aerobombas y se ha mejorado la capacidad portante de los suelos de las balsas cristalizadoras, mediante aporte de arena fina y sal y compactación de las mismas.

   Durante las obras, se ha dotado de un servicio de mantenimiento y vigilancia de los procesos biológicos, a la vez que se controlaban los accesos, para la protección de los hábitats en la playa de Calblanque, en la que se ubican las salinas del Rasall.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés