Un saltamontes emite la llamada de amor ultrasónica más alta del reino animal

Científicos han descubierto un nuevo género y tres nuevas especies de insectos con los más altos sonidos ultrasónicos jamás registrados en el reino animal.

   Los saltamontes son insectos conocidos por su comunicación acústica, con el sonido que produce el macho (estridulación) frotando sus alas juntas para atraer a las hembras para el apareamiento.

   Científicos de las universidades de Lincoln, Strathclyde y Toronto han definidio un nuevo género con tres nuevas especies de saltamontes que viven en los bosques tropicales de Colombia y Ecuador.

Se encontró que estos insectos producen las llamadas de amor ultrasónicas más altas conocidas en la naturaleza, ya que los machos llegan a 150 kHz. Las frecuencias de llamada usados por la mayoría de los saltamontes oscilan entre 5 kHz y 30 kHz. El rango de la audición humana nominal termina alrededor de 20 kHz. Por esta razón, el nuevo género ha sido nombrado Supersonus.

Fernando Montealegre, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Lincoln, Reino Unido, dijo: «Para llamar a las hembras, los saltamontes macho producen canciones de ‘estridulación’, donde una de las alas se frota contra una fila de ‘dientes’ en la otra ala. El rascador está al lado de un tambor vibratorio que actúa como un altavoz. Las alas delanteras y tambores son inusualmente reducidos de tamaño en las especies Supersonus; sin embargo, todavía se las arreglan para ser altamente ultrasónicas y muy ruidosas«.

   «Usando una combinación de tecnologías de última generación, encontramos que Supersonus crea una ‘caja cerrada’ con su ala derecha con el fin de emitir sonido. Los altavoces de los humanos también utilizan este sistema para emitir sonido. Los altavoces grandes irradian frecuencias bajas, mientras que los pequeños altavoces emiten frecuencias altas. Así, estas alas reducidas son responsables de afinar sus sonidos que hacen escala en este tipo de altas frecuencias.

EVITAN A LOS MUCIÉLAGOS

   Estos insectos han perdido la capacidad de vuelo, debido a su reducido tamaño del ala, por lo que la adopción de las frecuencias ultrasónicas extremas podrían desempeñar un papel en evitar a los depredadores, como los murciélagos. Los murciélagos pueden detectar los movimientos de sus presas mediante ecolocalización, pero también pueden interceptar y detectar las llamadas de los animales de canto como saltamontes y ranas.

   Estas variedades han aprendido a evitar los murciélagos al reducir el tiempo dedicado a este fin y por la evolución de un oído que puede detectar las llamadas de ecolocación ultrasónica de los murciélagos. Aunque algunos murciélagos pueden detectar 150 kHz, cantando a frecuencias ultrasónicas extremas, las llamadas de estos saltamontes se degradan más rápidamente con la distancia, de modo que un murciélago volando encontrará más difícil escuchar la señal. El estudio ha sido publicado en Plos One.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés