Agentes de medio ambiente andaluces se forman en la identificación de tendidos eléctricos peligrosos para las aves

En un comunicado, el departamento que encabeza María Jesús Serrano ha indicado que las líneas eléctricas aéreas de alta tensión son, con diferencia, la principal causa de mortalidad de las aves silvestres, entre las que se encuentran en Andalucía el águila imperial ibérica, el buitre negro, el alimoche, el quebrantahuesos o la avutarda, entre otras especies amenazadas de extinción.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha organizado un curso teórico-práctico dirigido a los agentes de medio ambiente, con el fin de mejorar su conocimiento sobre los tendidos eléctricos que suponen un riesgo de muerte por electrocución o colisión para las aves silvestres. Estas instalaciones deberán ser corregidas para adaptarse a la normativa vigente, que se desarrolla desde 2006 tanto a nivel estatal como autonómico, una tarea que la Junta considera prioritaria para su correcta aplicación.

En un comunicado, el departamento que encabeza María Jesús Serrano ha indicado que las líneas eléctricas aéreas de alta tensión son, con diferencia, la principal causa de mortalidad de las aves silvestres, entre las que se encuentran en Andalucía el águila imperial ibérica, el buitre negro, el alimoche, el quebrantahuesos o la avutarda, entre otras especies amenazadas de extinción.

En este curso de formación, que se desarrolla en dos ediciones diferentes en los municipios de Ronda (Málaga) y Aznalcázar (Sevilla), se analizan, entre otros aspectos, la amenaza que supone para la fauna silvestre la electrocución y colisión con tendidos eléctrico, la tipología de los mismos atendiendo a su peligrosidad, los análisis forenses para la confirmación de la muerte de las aves afectadas por estas instalaciones o las medidas de corrección existentes.

De esta manera, se pretende mejorar la formación de los agentes de medio ambiente en la identificación de los tendidos eléctricos que pueden resultar peligrosos para las aves, muchos de los cuales ya deberían estar corregidos desde 2011, de acuerdo con la normativa que los regula. Cabe destacar que otros, pese a haber sido reformados, presentan deficiencias, por lo que aún continúan siendo peligrosos.

El incumplimiento de la norma conlleva sanciones económicas para los titulares de las líneas eléctricas, además de la obligatoriedad de corregir los tendidos. Tras la finalización de esta jornada de formación, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pondrá en marcha con este colectivo un plan de inspecciones específico para el control y seguimiento de los tendidos eléctricos.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés