40.000 turistas ‘amenazan’ la vida silvestre en el 1% de la Antártida sin hielo

Científicos antárticos han advertido de que el aumento de turistas que está registrando el continente helado y sus consecuencias —la construcción de nuevas carreteras y pistas de aterrizaje— están amenazando «su frágil medio ambiente».

Así, han destacado que el número de turistas se han disparado desde menos de 5.000 en 1990 a alrededor de 40.000 en el último año. Según los últimos informes, la mayoría de la gente acude a las zonas libres de hielo fragmentado, lo que constituye menos del uno por ciento del territorio de la Antártida.

Es en esta zona, también, donde está aumentando el número de instalaciones de investigación, junto con otro tipo de infraestructuras dirigidas a mejorar el turismo. «Todo en las diminutas zonas sin hielo», han insistido los expertos.

En este sentido, han señalado que es en estas áreas en donde está la mayor parte de la vida silvestre y las plantas del continente, sin embargo, la situación actual le llevan a ser el lugar menos protegido del planeta, según se desprende de dirigido por el Programa Australiano y financiado por el gobierno Nacional de Investigación Ambiental (NERP) y la División Antártica Australiana.

«Mucha gente piensa que la Antártida está bien protegida frente a las amenazas y a su biodiversidad ya que está aislado y nadie vive allí. Sin embargo, como el resto del planeta, la biodiversidad antártica tiene amenazas», ha explicado la responsable del informe, publicado en ‘PLoS Biology’, Justine Shaw.

Así, ha explicado que «sólo el 1,5 por ciento de la zona sin hielo pertenece a las Zonas Antárticas Especialmente Protegidas bajo el Sistema del Tratado Antártico», a pesar de que, ha denunciado, es en esta zona «donde se produce la mayor parte de la biodiversidad», aunque éesta sea «de baja intensidad».

A su juicio, esto hace que su vida silvestre y plantas nativas sean extremadamente vulnerables a la invasión de especies externas, aquellas que pueden ser introducidas por la actividad humana. «La Antártida ha sido invadida por las plantas y animales, en su mayoría hierbas e insectos, de otros continentes«, ha apuntado la autora.

El estudio apunta que el actual nivel de protección es «inadecuado» y el equipo de científicos pide que se intente preservar mejor la zona de la amenaza planteada por la industria turística en auge. «Necesitamos proteger una gama diversa de insectos nativos, plantas y aves marinas, muchas de las cuales no se producen en ninguna otra parte del mundo», ha indicado Shaw.

«También tenemos que garantizar que las áreas protegidas de la Antártida no van a estar afectadas por las actividades humanas, como la contaminación, el pisoteo o especies invasoras», ha reclamado.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés