El polvo sahariano y las Islas Bahamas

Investigadores de la Escuela Rosenstiel de la Universidad de Miamianalizaron las concentraciones de dos oligoelementos característicos del polvo atmosférico – hierro y manganeso – en 270 muestras del fondo marino recogidas a lo largo del Banco de Gran Bahama durante un período de tres años.

Un nuevo estudio sugiere que el polvo del Sahara ha desempeñado un papel importante en la formación de las islas Bahamas. Investigadores muestran que el polvo sahariano rico en hierro proporciona los nutrientes necesarios para que las bacterias generen una fertilización a base de carbonato en esta cadena de islas.

Investigadores de la
analizaron las concentraciones de dos oligoelementos característicos del polvo atmosférico – hierro y manganeso – en 270 muestras del fondo marino recogidas a lo largo del Banco de Gran Bahama durante un período de tres años. El equipo encontró que las mayores concentraciones de estos elementos traza se produjeron hacia el oeste de la isla de Andros, una zona que tiene la mayor concentración de un material cargados de sedimentos blancos de agua producidas por cianobacterias fotosintéticas.

«Las cianobacterias necesitan 10 veces más hierro que los otros fotosintetizadores porque fijan el nitrógeno atmosférico«, dijo Peter Swart, el autor principal del estudio. «Este proceso se basa en el dióxido de carbono e induce la precipitación de carbonato de calcio, causando así la aparición de este material. La firma del nitrógeno atmosférico, su relación isotópica, se deja en los sedimentos.»

- Advertisement -

El equipo de Swart sugiere que altas concentraciones de polvo rico en hierro arrastrados a través del Océano Atlántico desde el Sahara son responsables de la existencia del Banco de Gran Bahama, que se ha construido a lo largo de los últimos 100 millones de años de sedimentación de carbonato de calcio. Las partículas de polvo en las aguas de las Bahamas y directamente sobre las islas proporcionan los nutrientes necesarios para alimentar las floraciones de cianobacterias, las cuales a su vez producen las citadas estructuras de carbonato en las aguas circundantes.

Vientos persistentes a través de la enorme extensión del Sáhara levantan arena rica en minerales hacia la atmósfera donde viaja los 8.000 kilómetros de viaje al noroeste hacia EE.UU. y el Caribe. El documento, titulado «La fecundación de las Bahamas por el polvo del Sahara: Un disparador para la precipitación de carbonato» ha sidopublicado en la edición temprana en línea de la revista Geology.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés