El programa Migra desvela novedades sobre la migración de las rapaces

Muchos estudios científicos sugieren que lo normal es que las aves migratorias viajen más rápido durante la primavera -cuando se dirigen a las zonas de cría con el fin de conseguir un territorio de alta calidad para reproducirse- que en otoño, al volar hacia las áreas de invernada

Un estudio realizado por investigadores españoles revela que, al contrario de lo que hacen la mayoría de las aves, las águilas calzadas viajan más rápido en otoño que en primavera. El trabajo ha sido posible gracias a los datos aportados por los ejemplares marcados con dispositivos GPS dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, que cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola.

Muchos estudios científicos sugieren que lo normal es que las aves migratorias viajen más rápido durante la primavera -cuando se dirigen a las zonas de cría con el fin de conseguir un territorio de alta calidad para reproducirse- que en otoño, al volar hacia las áreas de invernada. Sin embargo, un ) por un equipo de investigadores españoles entre los que se encuentran Javier de la Puente y Ana Bermejo, del Área de Estudio y Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife, junto con otros investigadores de la Universidad de Alicante, ha mostrado un comportamiento distinto de lo esperado: estas rapaces planeadoras tardan más tiempo en realizar la migración primaveral que el viaje migratorio otoñal. Este llamativo resultado plantea interesantes hipótesis sobre los factores que pueden originar este comportamiento hasta ahora desconocido.

Seguimiento por satélite

Para realizar este estudio se analizó la información suministrada por 12 ejemplares marcados con emisores GPS cuyos movimientos fueron seguidos dentro del programa Migra de SEO/BirdLife. La información se analizó en tres escalas temporales (por hora, recorrido diario y el viaje completo) para estudiar las diferencias estacionales en la habilidad migratoria de esta rapaz planeadora que migra entre sus zonas de cría en España y las sabanas del Sahel en África tropical.

Los investigadores comprobaron, incluso controlando por factores como la velocidad del viento, las corrientes térmicas ascendentes o la duración del día a lo largo de su ruta migratoria, que las águilas calzadas mostraban durante el otoño una mayor velocidad por hora, mayor distancia diaria recorrida, mayor velocidad de migración global, mayor rectitud general y menor número de días sin viajar. Además, los vientos de cola (a favor de la dirección de vuelo) fueron el principal factor ambiental que afectó a la distancia diaria recorrida. Curiosamente, aunque la migración primaveral fue más larga que la otoñal, durante esta estación las águilas migraron más rápidamente cuando volaban sobre el desierto del Sahara.

Según los autores, “los resultados plantean nuevos interrogantes acerca de qué condicionantes ecológicos y de comportamiento median en que se produzcan estas inesperadas y más rápidas velocidades en la migración en otoño y no durante la primavera. También se ha visto cómo los patrones migratorios de un migrador de larga distancia pueden ser modelados por la interacción del paisaje, las condiciones climáticas y el comportamiento del vuelo”.

Estos resultados podrían explicarse por una necesidad de las águilas por conseguir mejores territorios en las áreas de invernada. De hecho, esta especie presenta en las zonas de invernada unos territorios bien definidos, a diferencia de otras rapaces como alimoches o aguiluchos cenizos que presentan un comportamiento invernal más nomádico y que, por tanto, no tendrían esta competencia entre individuos por los territorios en invierno. Otra posibilidad es que las águilas ajusten las velocidades y duración de la migración a la disponibilidad de alimento en las áreas de cría e invernada.

Según Javier de la Puente, “el programa Migra además de aportar información vital para la conservación de las aves migratorias, como son definir sus áreas de invernada y rutas migratorias, está sirviendo para estudiar aspectos de la ecología del movimiento y patrones migratorios generales que sirven para comprender mejor el fenómeno de la migración y la vida de las aves”.

Programa Migra

El programa Migra, puesto en marcha en 2011 por SEO/BirdLife con la colaboración de la Fundación Iberdrola, incorpora las últimas tecnologías en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto para conocer con mayor detalle los movimientos de las aves dentro y fuera de nuestro país. Con esta tecnología se pueden conocer las fechas de inicio y fin de sus migraciones, los lugares de parada y puntos de alimentación, el tiempo que tardan en realizar esos viajes, si se repiten en la migración primaveral y otoñal, las principales áreas de invernada y dispersión, o si las rutas son iguales año tras año.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales que se vuelven blancos

Curiosidades de las plantas

Aves capaces de atacar humanos