La Generalitat Valenciana busca el clientelismo político con la gestión de la caza en montes públicos

Ecologistas en Acción denuncia esta práctica, que ya va siendo habitual en el monte de “La Hunde” y en otros montes públicos. Se permite el lucro privado a una entidad, con una explotación de un bien público y sin que los beneficios obtenidos reviertan en la conservación del monte y de la fauna que en él encuentra cobijo.

Hoy sábado día 24 de enero, si el tiempo no lo impide, la Federación Valenciana de Caza organizará una batida de jabalíes y ciervos en el Monte de Utilidad Pública de “La Hunde” perteneciente al término municipal de Ayora (Valencia). La noticia en sí podría pasar desapercibida si no fuera porque la Conselleria ha cedido el monte público a la Federación a un coste cero. La Federación de Caza no pagará tasa alguna por celebrar esta cacería, por la que sí que cobrará a los participantes entre los 80 y 110 euros por puesto.

Ecologistas en Acción denuncia esta práctica, que ya va siendo habitual en el monte de “La Hunde” y en otros montes públicos. Se permite el lucro privado a una entidad, con una explotación de un bien público y sin que los beneficios obtenidos reviertan en la conservación del monte y de la fauna que en él encuentra cobijo.

El monte de “La Hunde” con cerca de cinco mil hectáreas es una de las mejores zonas forestales de toda la Comunidad Valenciana, y ya el pasado año 2013 la Generalitat intentó alquilarlo (incluyendo la explotación cinegética) a una empresa maderera y por nada menos que ¡veinte años!.

- Advertisement -

Aquella subasta pudo ser evitada, tanto por la presión de la población de Ayora como por la mismas irregularidades detectadas en el proceso por el servicio jurídico de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

Los ingresos procedentes de esta batida y de la que le precedió el pasado año 2014, también realizada por la Federación Valenciana de Caza en las mismas ventajosas condiciones, podría permitir mantener los numerosos bebederos existentes en la finca de “La Hunde”, procedentes de los años en que la gestión todavía corría a cargo del “Icona”, y que están más que necesitados de arreglos y mantenimiento.

Produce estupefacción que una Generalitat Valenciana, más que quebrada económicamente, y que se abstiene de realizar inversión alguna en el monte de “La Hunde” renuncie a obtener legítimos ingresos por una actividad, como la cinegética, que por otra parte es ensalzada en los documentos oficiales que esta misma Generalitat elucubra, veáse el PATFOR (Plan de Acción Territorial Forestal), como “una importante fuente de rentabilidad económica de los montes valencianos”.

Parece claro que cuando lo que está en juego es el apoyo del sector de cazadores agrupados en torno a la Federación Valenciana de Caza, prima el clientelismo político sobre la correcta y justa gestión de un patrimonio natural que es público. La Generalitat Valenciana nuevamente hace dejación de sus funciones. Regala el usufructo de un bien público y se asegura el apoyo de un sector privado. Extraña y sorprendente gestión, en cualquier caso nefasta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés