Medio Ambiente lanza una guía para fomentar el cumplimiento de la normativa de explotación de recursos genéticos

La nueva guía, titulada Preguntas y respuestas sobre el acceso a los recursos genéticos y reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de su utilización, pretende responder a una veintena de cuestiones relacionadas con el cumplimiento y aplicación del protocolo y los mecanismos dispuestos para ello, además de aclarar los términos mediante definiciones.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado una guía de preguntas y respuestas para informar e impulsar el cumplimiento del Protocolo de Nagoya, que entró en vigor el pasado mes de octubre y que pretende regular el acceso, utilización y reparto de beneficios de los «recursos genéticos».

La nueva guía, titulada ‘Preguntas y respuestas sobre el acceso a los recursos genéticos y reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de su utilización’, pretende responder a una veintena de cuestiones relacionadas con el cumplimiento y aplicación del protocolo y los mecanismos dispuestos para ello, además de aclarar los términos mediante definiciones.

Así, por ejemplo, define los recursos como «todo material de origen vegetal, animal, microbiano o de otro tipo que contenga unidades funcionales de la herencia, de valor real o potencial», y especifica que el ámbito de cumplimiento de la normativa se limita a las actividades de investigación y desarrollo sobre la composición genética o bioquímica de recursos biológicos mediante la aplicación de técnicas de biotecnología».

- Advertisement -

Tanto España como la UE se sumaron al protocolo, acordado por varios países en la ciudad japonesa de Nagoya en 2010, con la intención, por un lado, de «poner en valor» dichos recursos como «materia prima» de industrias como la biotecnología, y, por otro, para preservarlos y garantizar un «uso sostenible» de los mismos.

Según el ministerio, el acuerdo pretende mejorar la capacidad tecnológica y científica (y obtener beneficios monetarios) a través de la puesta en valor de los recursos genéticos mediante su regulación.

Esta regulación, según se deriva del protocolo internacional, incluye el establecimiento de mecanismos internacionales cuya labor será la de controlar el cumplimiento del acuerdo y detectar posibles infracciones de las normativas nacionales desarrolladas conforme a él, cuando se producen en terceros países.

Además, los responsables del Medio Ambiente han asegurado que el nuevo marco permitirá introducir «mayor transparencia» en los sectores que emplean estos recursos en su actividad e incrementar la fluidez y constancia en la transimisión de beneficios a los países proveedores, «con la consecuente mejora de la conservación de la biodiversidad».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés