China y el ‘desacato’ de la gestión de sustancias químicas peligrosas

Greenpeace está actuando en la zona para ser testigo de cómo se está gestionando la situación, intentar conseguir «información veraz» sobre cuáles son los niveles de contaminación, y conocer qué información se está dando.

Greenpeace ha pedido al gobierno chino que mejore la gestión de sustancias químicas peligrosas en el país, tras las explosiones ocurridas en almacenes de Tianjin (China) la semana pasada. La portavoz de la ONG, Sara del Río, ha manifestado a Europa Press que este hecho «sólo es la punta del iceberg» de la negligencia que hay en torno al almacenamiento y al manejo de sustancias químicas en China.

Asimismo, ha indicado que no es el primer accidente, sino que es la decimocuarta explosión de este año, puesto que han ocurrido otras trece diferentes en instalaciones químicas. «Todo esto tiene que ver con las políticas que hay de manejo de sustancias químicas en China y con la mala aplicación que se está haciendo de ellas, porque ni siquiera se están cumpliendo los requisitos que aparecen en la legislación china», ha apuntado.

En este sentido, ha denunciado que esta planta no es la única que se localizaba a menos de un kilómetro de zonas residenciales, que es lo que marca la ley, sino que hay otras dos instalaciones ubicadas también en Tianjin que no cumplen este radio.

- Advertisement -

Del Río ha destacado que es «muy complicado» decir en qué situación se encuentra la zona, pero que sí se habla, por ejemplo, de niveles «muy elevados» de cianuros y que una de las muestras tenía 365 veces los niveles permitidos. Ante ello, la portavoz ha señalado que la contaminación «es muy elevada» y que «será difícil que desaparezca de forma inmediata, puesto que los efectos pueden permanecer muchos meses, más de un año, incluso, más de dos».

«El problema es que los cianuros cuando llegan al medio ambiente, pueden depositarse en el suelo y terminar en el agua, de manera que se puede producir una exposición, no sólo a través de la respiración, sino también por ingestión mediante el agua o los animales que se consuman».

Además, ha subrayado que no se conoce qué sustancias químicas «realmente» había dentro de esos almacenes y en toda la zona de alrededor, de forma que no se sabe qué sustancias han podido crearse en las reacciones tras la explosión y el incendio. Por lo que, «los niveles de contaminación por otras sustancias también pueden ser muy elevados y peligrosos, y ahora mismo no se les está prestando atención», ha alertado.

CONSECUENCIAS EN LA SALUD

Respecto a la exposición de las personas a altas concentraciones de cianuro, ha señalado que puede producir intoxicaciones como las que han provocado, «probablemente», la muerte de las personas en la zona afectada, «entre otras posibles causas». No obstante, ha matizado que cuando dicha exposición es crónica, aunque a niveles más bajos, se pueden desarrollar enfermedades a nivel de tiroides a largo plazo.

Por su parte, Greenpeace está actuando en la zona para ser testigo de cómo se está gestionando la situación, intentar conseguir «información veraz» sobre cuáles son los niveles de contaminación, y conocer qué información se está dando.

La denuncia de Greenpeace, que ya tenía anteriormente y que mantiene ahora mismo, es que los gobiernos «tienen que prestar atención» y, sobre todo, gobiernos como el chino, donde «los niveles de producción son tan elevados» y hay tanto almacenamiento de sustancias químicas.

Así, los ecologistas han destacado la «elevada» negligencia que hay en torno a esta gestión y han pedido que «no se juegue ni arriesgue tanto la vida y la salud de las personas y el medio ambiente».

ep – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés