Contaminación odorífera en Valdemingomez

En el complejo de tratamiento de residuos de Valdemingómez, situado en la antigua Cañada Real Galiana, al sur del municipio de Madrid, se encuentra la planta de La Paloma.

Ecologistas en Acción y asociaciones vecinales reclaman a la Consejería de Medio Ambiente que no autorice la ampliación del centro de tratamiento de residuos y biometanización de La Paloma, en el complejo de Valdemingómez, sin incluir las modificaciones y mejoras que eviten la contaminación odorífera actual e incremente su eficiencia. Ecologistas en Acción, la asociación de vecinos del PAU de Vallecas, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y No macrovertedero, Sí residuos 0, han presentado alegaciones.

En el complejo de tratamiento de residuos de Valdemingómez, situado en la antigua Cañada Real Galiana, al sur del municipio de Madrid, se encuentra la planta de La Paloma. Se trata de una instalación de clasificación de residuos, compostaje y biometanización (extracción de gas procedente de la fermentación de la materia orgánica presente en las basuras domésticas).

La eficiencia de esta planta es muy deficiente. La clasificación realizada de los envases ligeros recogidos en el contenedor amarillo no llega al 50%. De las 38.355 toneladas de residuos de envases metálicos, plásticos, vidrio, papel y cartón, compuestos y otros envases recogidos en esta planta en 2012 solo se recuperó el 46%, cuando lo mínimo razonable sería de un 80%.

La planta también trata materia orgánica procedente de las basuras domésticas. Esta materia orgánica al estar mezclada con el resto de otros residuos es de muy baja calidad y el compost que se obtiene de ella no es adecuado para ser utilizado en agricultura. Se desaprovechan, por tanto, los residuos orgánicos que, mezclados con restos de poda, podrían producir un producto de calidad que permitiría disminuir el uso de fertilizantes sintéticos.

- Advertisement -

A la baja eficiencia de la planta se suma el problema del fétido olor que su actividad genera. Se trata de un grave problema que interfiere significativamente sobre la salud y el desarrollo normal de las actividades de los residentes en la zona. Así se pone de manifiesto en un estudio olfatométrico encargado por la asociación de vecinos del PAU de Vallecas. Esta asociación ha llegado a denunciar la situación ante la Fiscalía de Medio Ambiente.

Por todo ello, Ecologistas en Acción, la asociación de vecinos del PAU de Vallecas, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y No macrovertedero, Sí residuos 0, han presentado alegaciones, en el período de información pública, abierto por la Consejería de Medio Ambiente. Estos colectivos han solicitado que la Consejería no autorice la ampliación del centro de clasificación, compostaje y biometanización de La Paloma, solicitado por las empresas gestoras, sin exigir la incorporación de modificaciones y mejoras que eviten los problemas actuales de contaminación odorífera; así como el incremento en la clasificación de residuos.

Entre estas exigencias se encuentran la realización de un estudio de olores y la obligación de que toda la actividad desarrollada se haga en instalaciones cerradas y techadas y a puerta cerrada.

La planta de clasificación y compostaje está gestionada por la UTE La Paloma, formada por Urbaser S.A (grupo ACS), Valoriza Servicios Medioambientales S.A (grupo Sacyr) y Geocisa (grupo ACS). La planta de biometanización está gestionada por la UTE Digestión Anaerobia La Paloma, formada por Urbaser y Valoriza Servicios Medioambientales S.A

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés