Amigos de la Tierra pide la prohibición total de todos los plásticos por sus efectos «cancerígenos y cardiovasculares»

La ONG hace esta petición tras la publicación de un estudio que analiza los efectos del plástico en todo su ciclo de vida y que asegura que las afecciones van desde problemas de salud.

Amigos de la Tierra ha celebrado el «paso histórico» de la Unión Europea que este miércoles acordó prohibir los plásticos de un solo uso en 2021, pero reclama medidas «mucho más ambiciosas» como la prohibición de «todos» los plásticos de usar y tirar, ante los efectos perjudiciales que asegura que tiene este material entre los que cita posibles afecciones cancerígenas, cardiovasculares o enfermedades relacionadas con el sistema nervioso y reproductivo.

La portavoz de Amigos de la Tierra, Teresa Rodríguez, ha celebrado el paso dado por la Unión Europea, pero en declaraciones a Europa Press reclama al Gobierno que siga «la línea de la ley balear» –más ambiciosa en cuanto a prohibición de este material– y apruebe medidas para evitar los efectos del plástico desechable sobre la salud humana y los ecosistemas.

La ONG hace esta petición tras la publicación de un estudio que analiza los efectos del plástico en todo su ciclo de vida y que asegura que las afecciones van desde problemas de salud, como enfermedades cancerígenas, cardiovasculares y otras relacionadas con los sistemas nerviosos y reproductivos.

El trabajo ‘Plástico y salud: el coste oculto de un planeta de plástico‘, suma varias investigaciones relacionadas con los distintos riesgos de toxicidad que el plástico supone para el cuerpo humano en cada una de las fases de su ciclo de vida. En la elaboración del informe han participado el Center for International Environmental Law (CIEL), Earthworks, Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA), Healthy Babies Bright Futures (HBBF), IPEN, Texas Environmental Justice Advocacy Services (t.e.j.a.s.), University of Exeter, y UPSTREAM.

La novedad del trabajo es que suma todos los efectos del plástico en su ciclo de vida, sobre la salud humana, por ejemplo desde su origen en las refinerías, pasando por su consumo cuando entra en contacto con alimentos, hasta los impactos finales de la gestión del plástico como residuo, así como la presencia de microplásticos en aire, agua y suelo. La imagen completa los impactos del plástico sobre la salud y reclama soluciones que se planteen ante la crisis de la contaminación por plástico, se diseñen desde el origen y para la totalidad del ciclo de vida del producto y que se prioricen la prohibición del plástico desechable.

El estudio denuncia las afecciones cancerígenas prácticamente en todo el ciclo de vida de los plásticos, afecciones cardiovasculares con la ingesta de micro-plásticos, enfermedades relacionadas con el sistema nervioso o reproductivo, así como enfermedades inmunosupresoras, entre otros impactos. Además, concluye que existen carencias de conocimiento e incertidumbres que bloquean la capacidad de los consumidores y de los políticos de tomar decisiones responsables.

Así, Amigos de la Tierra pide un enfoque de la cuestión basada en el principio de precaución y alerta de la «excesiva» generación de plástico, de la necesidad de cambiar el modelo de consumo de usar y tirar y la gestión inadecuada de sus residuos. La ONG pide medidas urgentes y ambiciosas para reducir el plástico, fomentar la reutilización e incrementar los porcentajes de reciclaje y apostar por la venta a granel o sustituir los envases por otros más duraderos y menos tóxicos, y recuerda su petición de poner en marcha un sistema de depósito para su recogida.

Resultados*

En función del ciclo de vida, el estudio afirma que la extracción y transporte de las materias primas fósiles para fabricar plástico provoca la emisión de sustancias tóxicas tanto en el aire como en el agua (cancerígenas, neurotóxicas, inmunosupresoras, con afecciones para la reproducción y el desarrollo). En la fase de refinado y producción de resinas de plástico y aditivos se emiten al aire, según el informe, sustancias que afectan al sistema nervioso y reproductivo y pueden producir cáncer, leucemia e impactos genéticos como bajo peso al nacer.

En cuanto a la exposición continua ambiental a los contaminantes plásticos acumulados, el documento apunta a que a través de los suelos agrícolas y en las cadenas alimenticias acuáticas por la contaminación del agua, lo que genera nuevas oportunidades para que el plástico llegue al cuerpo humano.

Mientras, el consumo de productos y en el envasado en plástico se pueden ingerir o inhalar partículas de microplástico y centenares de sustancias tóxicas. Respecto a los microplásticos, el trabajo señala que entran directamente al cuerpo humano y generan una serie de impactos sobre la salud (inflamación, genotoxicidad, estrés oxidativo, apoptosis y necrosis), relacionados con resultados negativos para la salud, como enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades autoinmunes.

Por último, durante la fase de gestión del residuo del plástico, subraya que, sobre todo en la incineración se generan sustancias tóxicas que incluyen metales pesados como plomo y mercurio, gases ácidos y partículas en suspensión, que llegan al aire, agua y suelo causando directa e indirectamente riesgos para la salud de las personas trabajadoras en las plantas y las comunidades cercanas. En caso de que estos residuos terminen abandonados, la exposición en cascada por degradación del plástico, que emite tóxicos concentrados en el plástico y que alcanzan al medio ambiente y a los organismos de los seres vivos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés