La ONU propone ‘formulas’ para medir el desperdicio alimentario

El desperdicio alimentario trae consigo significativos efectos negativos desde la dimensión social, económica y también ambiental, toda vez que se estima que, entre el 8 y el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, están asociadas con alimentos que no se consumen.

Reducir el desperdicio de alimentos en los comercios minoristas, en la restauración y en el hogar puede brindar grandes beneficios para las personas y el planeta. No obstante, la verdadera magnitud del desperdicio de alimentos y sus consecuencias no se habían entendido bien hasta ahora, por lo que las oportunidades que podría brindar su reducción prácticamente no se han explorado.

Para pasar a la acción, se deben aumentar los esfuerzos para medir los alimentos y las partes no comestibles que se desperdician a nivel de los minoristas y consumidores, y realizar un seguimiento en kilogramos per cápita y por país. Solamente con datos fiables podremos seguir el progreso de la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que tiene como finalidad reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en el mundo, así como las pérdidas a lo largo de las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas postcosecha.

El nuevo informe de ONU Medio Ambiente pretende analizar y aportar los datos más completos hasta la fecha. Asimismo, ofrece una nueva estimación del desperdicio de alimentos a nivel mundial y una metodología para que los países puedan medirlo y hacer un seguimiento del progreso nacional hacia 2030.

Los Estados que utilicen esta metodología generarán pruebas sólidas para orientar una estrategia nacional sobre la prevención del desperdicio de alimentos que sea lo suficientemente sensible para detectar cambios en intervalos de dos o cuatro años, y que permita hacer comparaciones significativas entre territorios a nivel mundial.

Fuente: Sogama

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés