El sector del plástico se ‘revuelve’ contra la Ley de Residuos

EsPlásticos considera que la Ley de Residuos y Suelos Contaminados contiene medidas «discriminatorias y desproporcionadas» para el sector del plástico que van en contra del objeto general de la ley y «obstaculizan» la implantación de la economía circular.

No obstante, la plataforma ha acogido «positivamente» la aprobación por parte del Gobierno de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados como «una oportunidad para armonizar medidas a nivel nacional para que las comunidades autónomas legislen basándose en ella y evitar la proliferación de normativas que puedan dar lugar a confusión e incertidumbre jurídica».

Para EsPlástico, el impuesto constituye una medida «discriminatoria», ya que sólo se fija en envases de plástico no reutilizables y no de otros materiales que también son susceptibles de acabar en el medio ambiente, así como «desproporcionada», porque su ámbito excede a los envases plásticos de un solo uso definidos en la Directiva 2019/904.

Asimismo, cree el impuesto «no supondrá un beneficio para el medio ambiente, dado que provocará un cambio hacía envases y productos de otros materiales más pesados generando un aumento en el total de residuos». En su opinión, la medida de exención de los envases médicos y farmacéuticos «resulta insuficiente», ya que considera que los envases industriales y comerciales también deberían estar exentos dado que su uso «es indispensable y de difícil sustitución por cuestiones de seguridad, transporte y logística».

- Advertisement -

En este punto, EsPlásticos ha señalado que el aplazamiento de tres meses de la entrada en vigor del impuesto «resulta insuficiente». «Dada su complejidad y el desarrollo reglamentario del impuesto, vemos necesario que el impuesto empiece a aplicarse a los seis meses desde la publicación del reglamento que desarrolle el impuesto, permitiendo así una transición más justa», ha precisado.

La aplicación del impuesto, según ha asegurado la plataforma, afectará principalmente a los consumidores de rentas medias y bajas, ya que «generará una subida en el precio de muchos productos de primera necesidad cuyo envase contienen plástico, encareciendo la cesta de la compra de todo tipo de rentas y de forma especial a las rentas más bajas». «Creemos necesario acotar las exenciones del impuesto a las importaciones de envases a un límite máximo mensual de 5 kg para evitar el fraccionamiento de envíos con el fin de eludir el pago del impuesto y proteger la competitividad de la industria española», ha indicado.

Por otro lado, EsPlásticos considera «desmesurados» los objetivos de reducción del 50% en 2026 y del 70% en 2030 en el consumo de envases de comida y bebida de un solo uso, puesto que el propio Consejo de Estado en su dictamen, pone de manifiesto que «dichos objetivos de reducción no cuentan con una justificación o análisis del impacto que los avale».

La plataforma ha afirmado que esta nueva ley «puede incidir de forma negativa» en la generación de empleo de un sector con más de 93.000 empleos directos de calidad e incluyendo indirectos e inducidos son en total 255.000, ya que muchas de estas personas «se verán afectadas pudiendo reducirse el empleo directo en más de un 40% de aquí a 2030».

Por último, valora positivamente que fruto de las observaciones del sector en la fase de consulta pública del Anteproyecto de Ley, se establezca un impuesto de carácter indirecto para erradicar el depósito en vertedero de aquellos residuos que no han pasado por un proceso de reciclaje finalista, una práctica no prioritaria desde el punto de vista de la jerarquía de residuos, que «se verá desincentivada con esta medida fomentándose el reciclaje».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés