Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Presentan una campaña publicitaria que advierte del daño de un cementerio nuclear al turismo de Castilla y León

Castilla y León es mundialmente conocida por su extraordinaria riqueza natural y su valiosísimo patrimonio histórico y cultural. Además, su excelente gastronomía, que refleja el gran potencial agroalimentario de su territorio, goza de sobrado reconocimiento en el exterior. Prueba de ello es la importancia creciente que el turismo cultural, rural, de Naturaleza y gastronómico tienen para la economía de la Comunidad Autónoma.

Lamentablemente, Castilla y León corre el riesgo de perder este merecido prestigio internacional y pasar a ser más conocida como el cementerio nuclear de España.  

Ante esa situación, las organizaciones piden al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que actúe con firmeza en defensa de estos valores y se oponga de forma rotunda a que Castilla y León albergue el almacén centralizado de residuos radiactivos de alta actividad de las centrales nucleares españolas (ATC) que promueve el Ministerio de Industria que dirige Miguel Sebastián.

Para las organizaciones las millonarias inversiones de la Junta de Castilla y León en sus campañas de defensa y promoción de los valores turísticos y gastronómicos de la comunidad autónoma, corren el riesgo de caer en saco roto, si el cementerio nuclear se instalase finalmente en la región.

Castilla y León es hoy ejemplo mundial de región turística de interior por su excelencia. El creciente interés del ciudadano, de dentro y fuera de nuestro país, por hacer turismo en parajes naturales o por el patrimonio histórico ha resultado muy beneficioso para el sector turístico en Castilla y León. Las nuevas formas de turismo, como rural, cultural, deportivo y de aventura, y gastronómico han convertido a Castilla y León en la primera potencia de turismo de interior. En la actualidad, el turismo es considerado un sector estratégico en Castilla y León, no en vano genera casi el 10% del PIB y más de 50.000 empleos directos. El propio presidente Herrera afirmó que el principal «pilar» de la creciente riqueza de Castilla y León como atractivo turístico es su rico patrimonio artístico, cultural, natural y etnográfico.

En la feria Alimentaria, recientemente celebrada en Barcelona, Castilla y León fue la región con un mayor espacio expositivo al ocupar cerca de 3.000 metros cuadrados repartidos en cuatro pabellones, donde 164 empresas y 35 denominaciones de calidad de la autonomía mostraron sus productos. El sector agroalimentario ha alcanzado ya en Castilla y León la cifra de casi 9.100 millones de euros lo que supone un crecimiento del 14%. Y se pretende incrementar un 25% el valor de la producción bruta salida de fábrica hasta superar los 10.000 millones de euros.

Según informes oficiales de la Junta de Castilla y León, ésta pretende aumentar la competitividad y productividad del sector agroalimentario con incentivos a la inversión productiva por valor de 700 millones de euros. La Junta de Castilla y León lleva invertidos más de 436 millones de euros destinados a la inversión productiva, I+D+I y a la competitividad de las industrias agroalimentarias así como a la modernización de las explotaciones agrarias.

Las exportaciones de las industrias agroalimentarias de Castilla y León han alcanzado los 1.064 millones de euros, lo que supone un incremento del 31% en los últimos 5 años. Los vinos, los productos de panadería y galletería y las carnes, entre otros,  han liderado este crecimiento.

Uno de los objetivos oficiales de la Junta de Castilla y León es consolidar la imagen de calidad de los productos agroalimentarios de la región. Para ello la Consejería de Agricultura y Ganadería lanzó en 2008 la nueva marca de alimentos de Castilla y León “Tierra de Sabor”. En tan sólo un año era ya conocida por el 60% de los consumidores a nivel nacional (lo que le equiparaba a marcas de otras comunidades autónomas con más de 10 años de andadura) y habían solicitado su adhesión a la marca 423 industrias para 2.831 productos (un 13% del sector agroalimentario regional). Por sectores, destaca el cárnico, con casi un tercio de las solicitudes, le siguen, vinos, frutas, verduras y hortalizas, lácteos y derivados de cereal.

Para Greenpeace y las plataformas anticementerio nuclear de Castilla y León, el ATC provocará un grave daño a toda Castilla y León, y traerá la muerte económica y social a la comarca donde se instale, ya que alejará cualquier posibilidad de llevar a cabo un desarrollo sano y sostenible en sus pueblos, y expondrá inevitablemente a las personas y al medio ambiente a graves e innecesarios riesgos.

Como demuestra la involución demográfica y económica sufrida en las últimas décadas por los municipios donde se ubican las instalaciones nucleares, la energía nuclear no trae riqueza ni a esos municipios ni a los de las comarcas adyacentes.

“Los municipios nuclearizados mantienen una marcada dependencia económica de las instalaciones nucleares, debido a la baja incidencia que las mismas han tenido en su desarrollo económico, al haber sido escasa su aplicación a la ejecución de proyectos de inversión que contribuyesen a la generación de economías alternativas”. Esta frase es del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que dirige Miguel Sebastián. Está sacada de la Orden que elabora el Ministerio para regular las asignaciones a los municipios del entorno de las instalaciones nucleares (1).

 

Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés