Expertos dudan si fue o no buena decisión alejar al Prestige

Así lo ha asegurado este jueves Victoriano Urgorri, director de la Estación de Biología Marina de A Graña de la Universidade de Santiago, que ha intervenido en la jornada ‘Recursos en I+D+i dedicados al estudio de los efectos del vertido del Prestige’.

   En una intervención que ha estado centrada en la defensa del colectivo de investigadores gallegos, Victoriano Urgorri ha considerado que, durante la crisis del Prestige, «se amenazó la credibilidad de la comunidad científica» para tratar de defender la decisión de alejar el barco de la costa.

   En este sentido, Urgorri ha recordado que los costes derivados de la catástrofe aumentaron al hundirse el buque en una zona de más de 3.000 metros de profundidad, por lo que ha recordado que el Prestige «fue siempre arrastrado sobre una columna de 3.000 metros de agua», mar adentro, y que, de haber tardado más en partirse, «se habría hundido a 5.000 metros».

   «Poco o nada sabían del mar los que gestionaron la crisis», ha señalado Urgoiti, al tiempo que ha denunciado la «marginación» a la que se vio sometida en aquel momento la comunidad científica gallega «que estuvo siempre a disposición para buscar soluciones».

   «En Galicia radican más de 50 por ciento de los científicos dedicados a la investigación marina, los que mejor conocimiento tienen del medio marino, pero sus opiniones sólo fueron demandadas por los medios de comunicación», ha lamentado el experto, que ha criticado que incluso «se llegó a la descalificación de los investigadores» que no apoyaron la tesis del Gobierno.

COSTES DE LA EXTRACCIÓN

   Por su parte, el doctor en Geología Marina y catedrático de Estratigrafía Federico Vilas Martín, que también ha participado en la jornada, ha dejado abierta la pregunta sobre si fue o no acertado alejar el buque de la costa, una cuestión para la que «aún no hay respuesta».

   Aunque él no se ha mostrado partidario del alejamiento a título personal, Federico Vilas sí ha querido incidir en las «enormes dudas» generadas por el coste de extracción del fuel que quedó en el Prestige una vez hundido a más de 3.000 metros de profundidad.

   «Había la posibilidad de extraer el fuel o de encofrarlo. Repsol tomó la decisión de extraerlo, y lo que a mi me han generado siempre enormes dudas ha sido el coste de la extracción», ha apuntado Federico Vilas, quien ha recordado que «nadie eligió» la zona de hundimiento. «Fue ahí a donde llegó, podría haber llegado más allá y estaríamos hablando de 5.000 metros de profundidad», ha sentenciado.

   Sobre la situación del buque en la actualidad, el catedrático ha señalado que, aunque no se ha vuelto a realizar una inmersión, lo más probable es que se haya movido, dado que la zona donde se encuentra es un espacio «con canales» y una sismicidad «de tipo medio»

   Paralelamente, ha asegurado que el casco del buque se afectará «sí o sí» en el futuro, ya que «está en un sitio con agua salada» y con algún «movimiento tectónico», por lo que ha instado a mantener la vigilancia sobre el mismo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés