El ATC o el cierre de Garoña (Burgos), retos atómicos de José Manuel Soria

De momento, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya manifestó abiertamente en su discurso de investidura que está a favor de la energía nuclear. Ahora bien, el asunto del ATC ya puso en jaque a otro convencido de la energía nuclear, el exministro de Industria Miguel Sebastián.

   El Congreso de los Diputados emplazó al Gobierno en 2004 a acometer un ATC que albergase los residuos y el combustible gastado el parque nuclear español. En diciembre de 2008, el entonces ministro  Sebastián abrió el procedimiento para estudiar el emplazamiento de la instalación, en un proceso que, con ocho candidatos finalistas, se quedó pendiente de la decisión sobre la ubicación final en la misma mesa del Consejo de Ministros.

   Más clara parece estar la postura sobre la continuidad de Garoña. Tras la orden ministerial que dictaba el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) en julio de 2013, el propio Rajoy ha prometido, antes de la campaña y durante la misma, que si llegaba a presidente del Gobierno mantendría abierta más allá de ese plazo la planta nuclear, siempre y cuando los técnicos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) consideren que la central es segura.

   Asimismo, en su discurso de investidura, el presidente apostó por un mix energético con «todas las tecnologías» disponibles, por lo que tendrá que dilucidad la participación de las energías renovables, las de origen fósil, así como la nuclear en la composición de la cesta energética de España.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Vertidos de la mina de Loreñe

¿Plásticos naturales?

El plástico acidifica el océano