El silo de Villar de Cañas acogerá los residuos del almacén temporal individualizado de Ascó (Tarragona)

La central nuclear de Ascó (Tarragona) está ultimando el almacén temporal individualizado (ATI) de residuos radiactivos en terrenos adyacentes a los reactores Ascó I y Ascó II. Cuando el ATC adjudicado a Villar de Cañas (Cuenca) esté operativo se trasladará allí el contenido del ATI.

   En comparecencia en el Parlament para responder a preguntas de energía, el conseller de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, ha recordado que las piscinas de combustible gastado de las instalaciones están cercanas al límite de su capacidad (solo pueden asumir seis recargas más, habitualmente una cada 18 meses).

   Este almacenaje en contenedores en seco es necesario dado el retraso en la construcción del almacén temporal centralizado (ATC) que debe agrupar el combustible gastado de las nucleares españolas y cuya construcción «llevará tres o cuatro años como mínimo, y veremos si se hará», ha señalado Mena.

   Por el mismo motivo, en España existen actualmente dos ATI en la provincia de Guadalajara –uno en la central de Trillo y otra en la clausurada de Zorita–, cuya construcción fue autorizada después de que las piscinas de cada central completaran su capacidad.

- Advertisement -

   Fuentes de la central de Ascó han explicado a Europa Press que las obras del ATI finalizarán esta primavera, pero no se empezará a utilizar hasta el último trimestre del año, cuando se prevé que se carguen dos contenedores.

   Asimismo, cuando el ATC adjudicado a Villar de Cañas (Cuenca) esté operativo, se trasladará allí el contenido del ATI, han añadido las mismas fuentes.

   El ATI de Ascó estará formado por una base de dos losas de hormigón de 40 metros de longitud, 11 de ancho y 60 centímetros de profundidad, y contará con un vehículo preparado para transportar los contenedores de combustible gastado por las vías internas del complejo nuclear desde el reactor.

   Situado en una zona no inundable, tendrá una capacidad para 1.024 elementos de combustible gastado repartidos en 32 contenedores, y es resistente a terremotos de más de 6 grados en la Escala Richter.

   Según datos del Govern, puede acoger hasta 400 toneladas de material, lo que equivale a una vida útil de 15 años.

   La Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs (Anav), participada por Endesa e Iberdrola, tramitó la petición para construirlo en enero de 2010, y empezó las obras en octubre, tras obtener los permisos necesarios.

EFECTOS DE FUKUSHIMA

   Mena ha recordado que el 29 marzo de 2011 llegaron trazas radiactivas del accidente nuclear de Fukushima (Japón) a Catalunya, y del 30 marzo al 4 abril se registraron los picos máximos, pero en niveles muy bajos que no supusieron riesgo para la población ni para la seguridad alimentaria, según los análisis de la Generalitat.

   Ha añadido que la evaluación de las centrales nucleares españolas y europeas tras Fukushima (pruebas de resistencia) aportaron como conclusiones que en España no existe «ningún aspecto» que suponga deficiencias y que estaban previstos recursos para afrontar emergencias a corto y largo plazo.

   Preguntado por la acumulación de incidencias en Ascó (el 40% del total en España en 2011, por ejemplo), ha insistido en que si hubiese incumplimientos de la normativa de seguridad nuclear o no hubiese pasado las pruebas de resistencia «la central no estaría operando».

   Mena ha excusado la asistencia al Parlament del director general de Energía y Minas y Seguridad Industrial, Josep Canós, que ha debido ser operado del corazón tras sufrir una angina de pecho y está en proceso de recuperación.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés