Plasticons investiga el desarrollo de nuevos sistemas de envasado activos y biodegradables

El proyecto de cooperación tecnológica Plasticons investiga el desarrollo de nuevos sistemas de envasado activos y biodegradables que mejoren la seguridad y la calidad de los alimentos, según ha explicado a Europa Press Francisco Montes, director gerente del Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria (Citagro), centro operativo del Instituto Andaluz de Tecnología (IAT) y participado en su capital social por Unicaja Banco.

   En el proyecto participan las empresas andaluzas o con centros en Andalucía, que disponen de «tecnología de última generación», como Abelló Linde, S.A, Bandesur Alcalá, S.L, DMCResearch S.L, Derprosa Films, S.L, Hight Technology Masterbatches, S.L y Plastienvase, S.L. y Citagro se encarga de gestionar y coordinar el proyecto, al mismo tiempo que valida los resultados de I+D+i individuales de algunas de estas empresas.

   El proyecto Plasticons tiene como objetivo general la investigación de los diferentes eslabones de la cadena de producción de sistemas de envases activos para el desarrollo de sistemas de envasado activos que contribuyan a paliar y controlar las reacciones de deterioro que se producen en los alimentos envasados, aumentando su vida útil comercial, asegurando la calidad y salubridad de los mismos y constituyendo además una solución ambientalmente sostenible por su carácter biodegradable.

   En concreto, el proyecto estudia las propiedades de los componentes y de los nuevos envases, la interacción entre los alimentos y los sistemas y los envases diseñados, teniendo en cuenta el proceso de fabricación y las simulaciones de la vida útil; asimismo aplica técnicas para la modificación en la composición del aire o gas que rodea el producto o en el propio alimento mediante la liberación de sustancias en el envase; valida los resultados obtenidos mediante la realización de ensayos y pruebas industriales en el envasado de alimentos y supone la creación de un grupo multidisciplinar para la investigación y aplicación industrial del nuevo producto producido.

   Según ha señalado Montes, la conservación de los alimentos es uno de los retos continuos a los que se enfrenta la industria alimentaria a la hora de proporcionar al consumidor alimentos con unas máximas garantías de calidad y fiabilidad. El carácter perecedero de muchos de estos alimentos hace que sea necesario asegurar ciertas condiciones en el tratamiento, conservación y manipulación de los mismos, de manera que se evite o al menos se retrase la aparición de diferentes tipos de microorganismos que alteran o hacen inseguros dichos alimentos.

   En este sentido, la industria alimentaria investiga con un conjunto de nuevas tecnologías que den respuesta al incremento de la demanda por parte de los consumidores de alimentos con aromas más parecidos a los frescos o naturales, más nutritivos y fáciles de manipular.

   De igual manera, el proyecto también pretende contribuir al desarrollo de productos cuya gestión sea los más sostenible posible mediante materias primas que confieran al plástico un carácter biodegradable, es decir, la capacidad de autodestruirse tras su utilización, sin ocasionar un daño en el medio ambiente.

   Por último, el director gerente de Citagro ha valorado  como «exquisita» la trazabilidad de los productos españoles, algo que se pudo comprobar en la ‘crisis del pepino’ cuando en 48 horas se sabía de dónde procedían los alimentos tachados en primer lugar por llevar la bacteria de E.coli. Si bien, ha señalado que el consumidor español no valora este proceso como sí lo hace el consumidor europeo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés