Asturias. Asmadera quiere contaminar los montes asturianos con fumigaciones masivas con Cascade.

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, considera un despropósito ambiental el anuncio realizado ayer por Asociación Asturiana de Empresarios Forestales (Asmadera)  de ofrecer un supuesto «tratamiento gratuito» a todos los propietarios de bosques de eucalipto que estén afectados por el ‘gonipterus’, sin explicarles que el producto que pretenden usar es el peligroso Cascade.

 

Asmadera anuncio que ofrece fumigaciones para 38.000 hectáreas de ocalitales en el Occidente asturiano (en Asturias hay unas 80.000 hectáreas de ocalitos), lo pretenden   con un tóxico insecticida cuya venta estará prohibida en toda la Unión Europea desde agosto, que la empresa propietaria prefiere regalar que pagar por destruirlo como residuo peligroso,  que es lo que tendrá que hacer con sus existencia el próximo 31 de diciembre (ultimo día que se puede usar en Europa)

 

El   producto fitosanitario previsto  contiene  flufenoxuron, hay que recordar que esta sustancia va estar prohibida en Europa el 1 de enero de 2013 por sus elevados riesgos, al aceptar el Comité de Evaluación de Riesgos  la propuesta de Francia de clasificar el flufenoxuron como sustancia potencialmente nociva para los niños alimentados con leche materna y como sustancia peligrosa para el medio ambiente acuático.

 

La evaluación de riesgos para los compartimentos ambientales objeto de estudio, llevada a cabo con un planteamiento realista, ha demostrado efectos “inadmisibles” para el medio acuático. Además, las características del flufenoxurón lo hacen persistente, bioacumulable y tóxico, así como muy persistente y muy bioacumulable, de conformidad con los criterios establecidos en el anexo XIII del Reglamento (CE) no 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo.

La supuesta justificación para estas fumigaciones es atacar una supuesta plaga  de un insecto llamado gorgojo del ocalito. Aquí no esta claro cual el grado real de la plaga, que bien se podría combatir en sus niveles  1y 2 con métodos biológicos que no son tóxicos (método que ya usa el Principado). Existen métodos mucho menos agresivos para acabar con el insecto que afecta de momento a una parte de los ocalitos, por eso es difícil entender por qué el empeño en usar este tóxico producto cuando existen otras alternativas.

Este agresivo producto perjudica el medio ambiente y afecta en especial a las larvas de las abejas, poniendo en serio peligro su supervivencia. De hecho estas fumigaciones podrían suponer la extinción de gran parte  de las abejas asturianas, ya en peligro de desaparición entre otros motivos por el continuo uso de pesticidas. Las consecuencias suelen ser nefastas también para el resto de la fauna silvestre, así como el ganado que siguen pastando en estas zonas, afectando también a las aguas superficiales que se pueden ver afectadas al ser un producto soluble. También afectaría a las plantaciones ecológicas que se pueden ver afectadas por proximidad al usarse métodos de fumigación poco discriminadores.

Además si tenemos en cuenta los métodos de aplicación del producto y la pluviometría de Asturias el riesgo de expansión del producto se hace incontrolable, por todo ello esperando que los propietarios de montes no piquen en esta peligrosa oferta que hace Asmadera, sin olvidar que en caso de contaminación de otras fincas colindantes, manantiales, etc… serán responsables subsidiarios todos, tanto los que realizan la fumigación como el propietario de los ocalitos.

 

 

 Coordinadora Ecoloxista d’Asturies – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés