Cespa y Desguace París pondrán en marcha la primera planta para tratar residuos electrónicos y de vehículos fuera de uso

Las empresas Cespa Murcia y Desguace París han firmado este lunes un acuerdo para poner en marcha la primera planta de la Región de Murcia para el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos generados en el municipio, así como de residuos procedentes de la fragmentación de vehículos fuera de uso (VFU) y chatarras férricas y de aluminio.

   En concreto, la planta, que se construirá en Cañada Hermosa, es la primera de este tipo conocida y tendrá capacidad para tratar 3.400 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos al año, y hasta 16 toneladas hora de la fragmentación de vehículos fuera de uso y chatarras férricas y de aluminio.

   El proyecto, promovido por Cespa Murcia y Desguace París en el marco del Clúster de Medio Ambiente y Energías Renovables impulsado por el Ayuntamiento de Murcia, supone una inversión de ocho millones de euros y la creación de 51 puestos de trabajo además de fomentar la protección ambiental y efectuar la separación de materiales con alto valor comercial.

   El acuerdo ha sido rubricado este lunes por el responsable de Cespa Murcia, Antonio Igualada, y de Desguaces París, Miguel López Abad, en un acto que ha contado con la presencia del Alcalde, Miguel Ángel Cámara, y del Concejal de Limpieza Viaria y Gestión de Residuos, José Ros.

   El inicio de las obras está pendiente de obtener la autorización ambiental por parte de la Comunidad Autónoma, de modo que la planta podría estar en funcionamiento el próximo verano según Igualada, quien ha precisado que, hasta ahora, el tratamiento y gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos se encargaba a empresas de fuera de la Región.

   El tratamiento consiste en el despiece de todos los elementos de los aparatos posibilitando así su reutilización, ya que todos ellos contienen elementos reutilizables como los circuitos, los plásticos y el hierro, según López, quien puntualiza que estos objetos «llevan pocas cosas que no se utilicen».

   El acuerdo ha sido posible porque, por un lado, la construcción y gestión de una planta de RAEE formaba parte de la oferta que presentó Cespa para conseguir la adjudicación del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos del Ayuntamiento. Y, por otra parte, Desguace París tenía en proyecto la creación de una planta de vehículos fuera de uso.

   De esta forma, y siendo ambas propuestas complementarias, se ha alcanzado el acuerdo de la construcción de una planta para el tratamiento de ambos residuos dentro del proyecto de ampliación del centro de Cañada Hermosa.

   Las ventajas que se derivarán de esta iniciativa se concretan en el incremento de materiales recuperados de los residuos generados en el municipio, al dar cobertura a una nueva gama que actualmente están siendo tratados fuera de Murcia, así como la posibilidad de una mayor valorización de los residuos metálicos que actualmente se generan en el Centro de Tratamiento de Cañada Hermosa.

   De la misma forma, permitirá una reducción de gastos de implantación y operativos para la gestión de la planta al estar ubicados en un centro de tratamiento consolidado como es el de Cañada Hermosa, al tiempo que facilitará el tratamiento de residuos al no incrementar el coste derivado del transporte de los mismos.

   Además, la iniciativa coincide plenamente con los propósitos con los que Cespa Murcia y el Ayuntamiento promueven el clúster: desarrollar una actuación de clara eficiencia ambiental, contribuir a reforzar la actividad económica del municipio, favorecer la innovación tecnológica e impulsar la creación de empleo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés