El Consorcio de Residuos de Málaga cuadruplica desde 2005 el volumen de papel y envases procesados

   El Consorcio Provincial de Residuos Sólidos Urbanos (CRSU), un organismo participado al 50 por ciento por la Diputación de Málaga y 89 municipios, ha cumplido su vigésimo aniversario con un volumen de tratamiento anual de 400.000 toneladas de desechos. En los últimos años, desde 2005, ha cuadruplicado la cantidad de papel y envases procesados y ha duplicado el vidrio reciclado en la provincia.

   Así lo ha explicado este martes el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, durante el balance de la actividad del CRSU en sus 20 años de existencia. El Consorcio ha pasado de tratar 1.973 toneladas de envases al año en 2005 a 7.071 a finales de 2012; en cuanto al papel y cartón, la evolución ha sido de 1.276 toneladas al año a 5.861; en vidrio, de 3.002 a 5.577, y en orgánica, de 207.431 toneladas en 2005 a 242.672 en 2012.

    Bendodo ha resaltado como características principales de este organismo su utilidad pública, su compromiso social para la concienciación sobre el reciclaje y el respeto al entorno, así como su participación en proyectos de la Unión Europea (UE) relacionados con la eliminación de la contaminación en vertederos.

   «La historia del Consorcio es la de un éxito indiscutible que ha mejorado claramente la vida de los ciudadanos», ha dicho el presidente provincial, quien ha estado acompañado por el diputado de Medio Ambiente y presidente del CRSU, Juan Jesús Bernal. En su opinión, se trata de un «ejemplo de cooperación institucional y trabajo conjunto por el bien común de la provincia».

- Advertisement -

   En este sentido, el presidente de la Diputación ha recordado que este Consorcio ha permitido en los últimos 20 años la eliminación de vertederos que afeaban la imagen de los municipios y suponían un deterioro del medio ambiente, además de un riesgo de contaminación de zonas habitadas.

   Frente a ello ha reivindicado las instalaciones actuales, consistentes en cinco plantas de transferencia –Archidona, Campillos, Ronda, Cártama y Vélez–, un vertedero en Casarabonela y el complejo medioambiental de Valsequillo en el municipio malagueño de Antequera, que tiene una superficie superior al millón de metros cuadrados.

2.000 PUNTOS DE RECOGIDA EN TODA LA PROVINCIA

   El CRSU, que tiene una plantilla superior a las 100 personas que se completa con una treintena de eventuales al mes, se encarga de la recogida, transferencia y tratamiento de residuos orgánicos, vidrio, papel y envases a través de sus 2.000 puntos de recogida repartidos por la provincia y a los 85 vehículos que componen su flota. El presupuesto del organismo para este año 2013, según ha precisado Bendodo, asciende a 14 millones de euros.

   Además, también genera electricidad a través de la planta de biogás de Valsequillo, con una producción de tres megavatios a la hora; y produce compost para abonos agrícolas a partir de la transformación de lodos de las depuradoras de la provincia. «Hablamos de una actividad continua relacionada con el respeto al entorno, reciclaje y reutilización de recursos», ha señalado el presidente de la Diputación. Últimamente se ha incorporado la transformación de desechos de la construcción para la generación de nuevos áridos para esta industria.

VALSEQUILLO

   El complejo de Valsequillo tiene siete vasos de vertidos de residuos orgánicos, cuya emanación de metano se aprovecha para la generación de energía eléctrica; y tiene en marcha dos nuevas estructuras que, según el presidente, «garantizan un futuro aún mejor para el Consorcio».

   Estas dos novedades son una planta de compostaje que se construye actualmente con una inversión de 23 millones de euros, que permitirá obtener abono agrícola de los residuos orgánicos y reducirá en un 70 por ciento el vertido en los vasos; y una nueva planta de envases, con un coste de 7,6 millones de euros, a través de la que se duplicará el tratamiento de estos desechos. Está en pleno proceso de adjudicación y se prevé que genere en los próximos 15 años 76 millones de euros por la venta de material reciclado.

   Bendodo ha especificado que los retos de futuro del Consorcio de Residuos pasan por la ampliación de la recogida selectiva, la mejora de la gestión de los residuos, la modernización de las estructuras y la ampliación de la carta de servicios. «La actividad del RSU se mueve por los ideales de servicio público, cuidado del medio ambiente, concienciación ciudadana y aprovechamiento energético», ha manifestado.

   El Consorcio de Residuos mantiene convenios con Ecoembes para mejorar el tratamiento de los envases; con Ecovidrio para el vidrio; y con Adipa y Recisur para el papel y cartón. Además, está incluido en los proyectos de la Unión Europea Reconver –con el que se persigue reducir la contaminación de los vertederos de Antequera y Casarabonela– y Sufalnet –para la recuperación de los vertederos sellados de Ronda y La Viñuela–.

   En virtud de este último proyecto, la Diputación de Málaga colabora con el norte de Marruecos en procurar una mejor gestión de los residuos y un mayor control de los vertederos para minimizar su impacto ambiental.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés