Venecia prohíbe temporalmente las lanchas motoras por su contaminación

Las autoridades de la ciudad italiana de Venecia han prohibido por primera vez el uso de lanchas motoras en el Gran Canal en un intento de reducir los derrames de gasolina, las emisiones de gases y la polución acústica, según informa el diario ‘Daily Mail’.

   La medida aplicada el pasado domingo se extendió durante cinco horas con el objetivo de llamar la atención del impacto ambiental que supone el tráfico en los canales de la ciudad.

   Se trata de la primera ocasión en que se prohíbe en un tramo horario la navegación de lanchas a motor en el Canal Grande y, en una franja más amplia, la circulación de coches de combustible en la ciudad de Mestre, que forma parte de la localidad de Venecia.

   La restricción impuesta por el Ayuntamiento de Venecia supuso que sólo podrían circular por la ciudad embarcaciones de propulsión eléctrica o sin motor y vehículos eléctricos. La navegación estuvo restringida de las 10.00 a las 15.00 horas, mientras que la circulación lo estuvo de 10.00 a 18.00 horas

- Advertisement -

   Las autoridades locales buscan con esta iniciativa reducir el número de lanchas con motor de gasolina o diesel y promover las eléctricas o las híbridas. «Esta es una apuesta de las autoridades locales en su lucha por la contaminación que causan algunas embarcaciones», explicó el concejal local Ugo Bergamo.

   También les preocupa el oleaje que provocan estos barcos, que daña los edificios históricos de la ciudad de los canales, que ya se están hundiendo en la laguna con el paso de los siglos.

   Las fachadas de los edificios renacentistas venecianos también están siendo amenazados por la crecida de las aguas y su constante movimiento. Y la ciudad, que se apoya sobre pilotes de madera clavados en terreno pantanoso, se va hundiendo año tras año.

20 MILLONES DE TURISTAS AL AÑO.

   Alrededor de 7.000 pequeñas embarcaciones están autorizadas para navegar por los canales de Venecia. Estas son utilizadas por los turistas y los lugareños como una forma de navegación por la ciudad.

   Más de 20 millones de turistas visitan Venecia cada año, y la ciudad es una parada obligatoria para numerosos cruceros de todo el mundo. Los defensores del medio ambiente, también han solicitado la prohibición de estos grandes cruceros por su gran contaminación y porque crean mareas que afectan los palacios e iglesias históricas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés