Los vertidos de petróleo alteran las dinámicas microbianas en el agua

El equipo de científicos, dirigidos por la investigadora del AIBS, Samantha Joye, estudiaron la respuesta en el agua del vertido de petróleo, el «más grande de la historia», que tuvo lugar en 2010 en las costas norteamericanas del Golfo de México después de la explosión de un pozo de combustible operado por British Petroleum (BP).

Los vertidos de petróleo constituyen un factor que puede alterar las dinámicas de las comunidades de microbios en el agua, según un estudio del Instituto Americano de Ciencias Biológicas (AIBS, por sus siglas en inglés) publicado en la revista BioScience, que edita esta institución.

El equipo de científicos, dirigidos por la investigadora del AIBS, Samantha Joye, estudiaron la respuesta en el agua del vertido de petróleo, el «más grande de la historia», que tuvo lugar en 2010 en las costas norteamericanas del Golfo de México después de la explosión de un pozo de combustible operado por British Petroleum (BP).

De este modo, detectaron un «cambio muy rápido» en las dinámicas de la población microbiana natural de la zona, con respuestas «reveladoras» como el aumento de los microbios conocidos como degradadores de petróleo. Detectados a través del análisis del ácido ribonucleico ribosómico (ARNr), estos microorganismos mantuvieron su presencia «incluso después» de que se disipara la columna inicial de combustible.

LA «SORPRESA» DE LA NIEVE MARINA

- Advertisement -

Según los investigadores, uno de los hallazgos «más sorprendentes» de la respuesta microbiana al vertido fue la «rápida formación» de flóculos de «nieve marina». Observados por primera vez en las corrientes superiores de agua, fueron los precursores de una oleada «gigantesca» de sedimentos derivados del petróleo que fue depositándose encima del pozo de combustible a largo de las semanas que siguieron al accidente.

En este sentido, según añaden, esta caída del petróleo hasta el fondo del mar en forma de nieve marina mediante la acción de microbios degradantes supone un comportamiento «desconocido» entre los hidrocarburos que podría tener implicaciones «de largo alcance».

Por ello, los autores de la investigación piden al gobierno estadounidense que la nieve marina sea incluida en los análisis futuros sobre cómo el proceso que siguen los hidrocarburos tras un vertido. Además, reclaman más investigaciones que «arrojen algo de luz» sobre los microbios degradantes de petróleo y la velocidad a la que transforman este combustible en nieve marina.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés