La vida al revés, Enresa nombra un nuevo presidente sin formación nuclear

Además, ha valorado como «catastrófica» la gestión de cuarto presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega, de quien cree que fue colocado por motivos políticos, para que la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, «tuviera el control del ATC».

Ecologistas en Acción y Greenpeace han calificado de «error» la decisión del Consejo de Administración de Enresa de nombrar a Juan José Zaballa presidente de la empresa encargada de la gestión de los residuos radiactivos españoles porque carece de formación nuclear.

Así, en declaraciones a Europa Press, el responsable de la campaña nuclear de Ecologistas en Acción, Paco Castejón, considera que el nombramiento es «un error» y que «no es adecuado» por parte del Gobierno coger a todos los gestores de empresas públicas y moverlos «como comodines». «No es adecuado. No es lo mismo gestionar paradores que un cementerio nuclear», ha subrayado.

Además, ha valorado como «catastrófica» la gestión de cuarto presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega, de quien cree que fue colocado por motivos políticos, para que la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, «tuviera el control del ATC».

- Advertisement -

Sobre la etapa de Gil Ortega ha explicado que tuvo que lidiar con «dos cosas graves». La primera, a su juicio, que los terrenos son «inadecuados» para albergar el «cementerio nuclear» porque no se puede garantizar la cimentación del edificio durante al menos 60 años, porque los terrenos tienen debajo un acuífero muy superficial y oquedades que son dolinas y pueden dar al traste con el edificio, al tiempo que el terreno tiene arcillas expansivas que pueden crecer con la lluvia.

Castejón ha añadido que el segundo problema han sido «las prisas» en este año con «varias citas electorales» en las que cree que Gil Ortega ha tenido presiones para tener adjudicada una empresa antes del mes de mayo.

«Era insensato y además ilegal querer licitar incluso sin los permisos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y sin conocer sus exigencias», ha apuntado.

Por ello, opina que el nuevo presidente, pese a su perfil, debería paralizar la adjudicación de las obras hasta esperar a «los designios» del CSN, algo que podría pasar del mes de mayo. «Será la primera batalla electoral con el ATC como protagonista», ha comentado.

Respecto al nombramiento de Zaballa, ha manifestado que se puede ser muy buen gestor de Paradores, pero no de algo «tan técnico» como la gestión de los residuos radiactivos, el diseño del ATC y la ampliación de El Cabril. «Nos parece que Gil ortega fue contestado dentro de Enresa por su bajo perfil y Zaballa será contestado igual o más. No se puede dejar en manos de criterios políticos estas decisiones. Es claramente un error», ha sentenciado.

Por último, Castejón ha señalado que su candidato ‘ideal’ sería un presidente de Enresa «con solvencia técnica, que conozca el sector nuclear, que desde el punto de vista político fuera transparente y que fuera dialogante y escuchara a los técnicos, la población y las ONGs».

En definitiva, ha vaticinado que a partir del mes de mayo, la vida de Zaballa al frente de la empresa estatal «será mucho más complicada» y que su final en Enresa será el final de esta legislatura».

Por su parte, la portavoz del área de energía de Greenpeace, Raquel Montón ha manifestado la «preocupación» de la ONG por el nombramiento de Zaballa porque «no está técnicamente formado, ni tiene conocimiento ni capacidad para la empresa que va a presidir».

Igual que Castejón, Montón considera una «evidencia» que Gil Ortega fue colocado para gestionar el proyecto del ATC y cree que ahora la vicepresidenta del Gobierno le obliga a dimitir por «las prisas que se estaba dando en adjudicar las obras, con un montón de inconvenientes, entre otros, que el proyecto no tiene estudio de impacto ambiental».

A su juicio es «totalmente irresponsable» que se primen intereses económicos y políticos en un proyecto cuya duración mínima son 60 años. En este sentido, ha insistido en que el ATC es un proyecto «muy costoso» que lleva «muchos retrasos» y que «atañe a la seguridad nuclear de este país» y ha lamentado que de momento se han obviado las condiciones técnicas y de seguridad radiológica.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés