Los recursos minerales están lejos de agotarse

Según añade una investigación inernacional con participación de la Universidad de Ginebra, publicada en Geochemical Perspectives, la escasez futura surgirá no del agotamiento físico de los metales, sino de causas relacionadas con la explotación industrial, la economía y las presiones ambientales o sociales sobre el uso de los recursos minerales.

Los recursos de la mayoría de los productos minerales son suficientes para satisfacer la creciente demanda de la industrialización y los cambios demográficos futuros.

Según añade una investigación inernacional con participación de la Universidad de Ginebra, publicada en Geochemical Perspectives, la escasez futura surgirá no del agotamiento físico de los metales, sino de causas relacionadas con la explotación industrial, la economía y las presiones ambientales o sociales sobre el uso de los recursos minerales.

Algunos científicos han declarado que los depósitos minerales que contienen importantes recursos no renovables como el cobre y el zinc se agotarán en unas pocas décadas si el consumo no disminuye. Al llegar a la conclusión opuesta, la nueva investigación muestra que aunque los recursos minerales son finitos, los argumentos geológicos indican que son suficientes por lo menos durante muchos siglos, incluso teniendo en cuenta el aumento del consumo necesario para satisfacer las crecientes necesidades de la sociedad. ¿Cómo se puede explicar esta diferencia?

- Advertisement -

RESERVAS Y RECURSOS

«No deben confundirse los recursos minerales que existen dentro de la Tierra con las reservas, que son recursos minerales que han sido identificados y cuantificados y que pueden ser explotados económicamente. Algunos estudios que predicen la próxima escasez se basan en estadísticas que sólo toman en cuenta las reservas, una pequeña fracción de los depósitos que existen «, explica Lluis Fontboté, profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Ginebra, informa Phys.org.

Definir reservas es un ejercicio costoso que requiere inversión en exploración, perforación, análisis y evaluaciones numéricas y económicas. Las compañías mineras exploran y delinean reservas suficientes para unas pocas décadas de operación rentable. La delimitación de reservas más grandes sería una inversión costosa e improductiva, y no encaja en la lógica económica del mercado moderno.

El resultado es que la vida estimada de la mayoría de las materias primas minerales es entre 20 a 40 años, y se ha mantenido relativamente constante durante décadas. El uso de estos valores para predecir la cantidad disponible conduce a los riesgos frecuentemente anunciados de escasez inminente.

Pero este tipo de cálculo –argumenta el estudio– es obviamente incorrecto, porque no tiene en cuenta la cantidad de metal en depósitos de menor calidad que no están incluidos en las reservas y la enorme cantidad de metal en los depósitos que aún no se han descubierto. Algunos estudios han producido cifras que incluyen los recursos conocidos y no descubiertos, pero como nuestro conocimiento de los depósitos de mineral en grandes partes de la corteza terrestre es fragmentario, estas estimaciones son generalmente muy conservadoras.

La gran mayoría de los depósitos minados se han descubierto en la superficie o en los 300 metros más altos de la corteza, pero sabemos –dice el estudio– que los depósitos también están presentes a mayores profundidades. Las técnicas actuales permiten la extracción a profundidades de al menos 2.000 a 3.000 metros. Por lo tanto, muchos depósitos minerales que existen todavía no se han descubierto, y no se incluyen en las estadísticas.

Ha habido alguna escasez de minerales en el pasado, especialmente durante el auge relacionado con el crecimiento de China. Sin embargo, esto no se debe a una falta de suministro, sino a cuestiones operacionales y económicas. Por ejemplo, entre el descubrimiento de un depósito y su funcionamiento efectivo, pueden transcurrir entre 10 y 20 años o más, y si la demanda aumenta bruscamente, la explotación industrial no puede responder instantáneamente, creando una escasez temporal.

MEDIO AMBIENTE Y SOCIEDAD

«El verdadero problema no es el agotamiento de los recursos, sino el impacto ambiental y social de las operaciones mineras», dice el profesor Fontboté. La minería ha estado innegablemente ligada a la degradación ambiental. Aunque los impactos pueden ser mitigados por las tecnologías modernas, todavía quedan muchos desafíos. Los costos financieros, ambientales y sociales de la minería deben distribuirse equitativamente entre los países industrializados y los países en desarrollo, así como entre las comunidades locales cercanas a las minas y el resto de la sociedad.

«El reciclaje es importante y esencial, pero no es suficiente para satisfacer el fuerte crecimiento de la demanda de los países en desarrollo. Debemos seguir buscando y explotar cuidadosamente nuevos depósitos, tanto en los países en desarrollo como en los industrializados», dice el investigador de la Universidad de Ginebra

La perspectiva geológica que guió el presente estudio conduce a la conclusión de que la escasez no se convertirá en una amenaza durante muchos siglos, siempre y cuando haya un gran esfuerzo en la exploración de minerales, junto con la conservación y el reciclaje.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés