Pesadilla en el Congreso por el proyecto de almacén de gas en Doñana

Además, ha criticado el contrato puesto que asegura que el Gobierno ha reconocido 6 millones de euros a Gas Natural por mantener el almacén subterráneo, algo que le «huele a Castor» porque el proyecto ha seguido «un camino parecido» e insta al Gobierno a paralizarlo.

La Diputación Permanente del Congreso de los Diputados ha acordado, con el apoyo de todos los grupos menos del PP, solicitar la comparecencia extraordinaria del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, para que informe de la situación actual del proyecto de almacén de gas en Doñana en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital.

La petición, aprobada por 37 votos a favor y 26 en contra, ha sido formulada por los grupos parlamentarios de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea que quieren que Nadal informe a la Cámara Baja y valore la situación actual del proceso del proyecto Marismas en el Parque Natural de Doñana, tras el reciente informe del Instituto Geológico y Minero de España de diciembre y al informe del Defensor del Pueblo correspondiente a noviembre, ambos de 2017.

Para el diputado de Unidos Podemos, Josep Vendrell, Nadal debe comparecer para informar de una manera «clara y transparente» sobre el citado proyecto promovido por Gas Natural después de que los nuevos informes disponibles señalan que «los análisis de la empresa rebajaron la peligrosidad» respecto al riesgo sísmico y al riesgo de inundación mientras para el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) este riesgo, según asegura era alto.

Además, ha criticado el contrato puesto que asegura que el Gobierno ha reconocido 6 millones de euros a Gas Natural por mantener el almacén subterráneo, algo que le «huele a Castor» porque el proyecto ha seguido «un camino parecido» e insta al Gobierno a paralizarlo.

El diputado se refería al proyecto de almacén de gas en el entorno cercano al Parque Nacional de Doñana, que fue proyectado en 2002 y aprobado en 2010, y por lo que ha acusado a PP y PSOE de ir pasándose el proyecto. «Lo que uno propone, el otro dispone», ha dicho el diputado que no cree que almacenar gas sea una actividad apropiada en la zona ni tiene sentido y recuerda que cuenta con el rechazo del territorio y de las organizaciones ambientales.

Por su parte, el diputado de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que ha aprobado la petición de comparecencia, recuerda la «historia de chapuzas previas» como la de Castor y quiere «evitar que se repita la situación».

En la misma línea ha recordado la oposición en la zona y de las ONG al proyecto de «multidepósito de gas» y ha recordado los informes del IGME y del Defensor del Pueblo que consideran que los datos aportados por los propmotores son «insuficientes» en cuanto a seguridad ambiental y sobre la idoneidad del proyecto.

«El Defensor dice que el emplazamiento podría no ser idóneo y que las declaraciones de impacto ambiental son insuficientes y tienen defectos invalidantes», ha insistido Villegas que justifica que «ante esas dudas» no hay «más remedio» que pedir a Nadal que acuda al Congreso y «aclare la posición del Gobierno».

Del mismo modo, la posibilidad de que si finalmente el almacén no fuera viable se pudieran activar mecanismos de compensación a la empresa concesionaria también le «suena a Castor» al diputado de C’s, por lo que destaca que «con esos antecedentes» el ministro debe comparecer y decir qué va a hacer.

El diputado socialista Antonio Pradas ha apoyado también la solicitud de comparecencia para saber por qué no se ha suspendido el proyecto Marismas occidental, el que está aprobado en la actualidad.

En ese contexto, ha recordado que este proyecto fue aprobado en 2010 «con todos los parabienes» pero sobre los otros tres proyectos relativos a este almacén, se pidió una declaración conjunta porque afectaban al parque nacional de modo que ha exculpado al PSOE de las decisiones en ese sentido a partir de 2010 y ha recordado que el PP autorizó en 2013 la viabilidad de los otros tres proyectos.

Desde el Partido Popular, la diputada María Teresa de Lara ha instado a los grupos a no hacer «demagogia» que en su opinión «no es buena» en un asunto «tan delicado» e «importante» como la política energética.

La representante popular ha defendido que en el entorno de Doñana se explotan almacenes y pozos de gas desde hace décadas en una estructura existente que es lo que se quiere modificar y cuya existencia previa no fue obstáculo para la inclusión de Doñana en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Si bien, ha insistido en que «todas las tramitaciones fueron aprobadas en la etapa socialista» y que Marismas occidental es la única que tiene autorización definitiva. Del mismo modo, ha negado las afirmaciones de los grupos sobre la ubicación de los proyectos dentro del Parque Nacional de Doñana.

En definitiva, ha defendido la actuación del Gobierno que ha agrupado 30 proyectos en 4 para acumularlos y estudiar mejor los efectos acumulados y que en enero de 2015 pidió al IGME nuevos informes sobre los riesgos geológicos, hidrogeológicos y de riesgos técnicos. En cuanto al de Marismas Occidental, ha dicho que la resolución ministerial exigió al promotor a cumplir una serie de medidas adicionales.

En la actualidad, ha dicho que los informes del IGME y del Defensor se han entregado a Gas Natural que ahora tiene que formular las alegaciones oportunas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés