Baleària apuesta por motores de gas natural licuado

La compañía comenzó a trabajar en este proyecto hace más de un año y aunque todavía le «falta concreción», ya está «muy avanzado», ha asegurado el presidente de Baleària.

El presidente de Baleària, Adolfo Utor, ha anunciado este martes que la compañía trabaja ya en el desarrollo de los dos primeros barcos de alta velocidad propulsados con motores de gas natural licuado, dos embarcaciones que espera tener listas en el plazo de dos o tres años vista y que requieren una inversión por encima de los cien millones de euros cada una.

Así lo ha avanzado durante la jornada ‘Paco Pons-Comunidad Valenciana 2022’, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD Zona Levante), la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) y PricewaterhouseCoopers (PWC), con el objetivo de desgranar las claves en innovación y competitividad empresarial para los próximos cuatro años.

Serán los primeros ‘fast ferris’ propulsados por gas natural licuado con motores de combustión interna. Hasta la fecha, el único similar que existe, el ‘Francisco’, en el Mar de la Plata, está propulsado por turbinas, que tienen un consumo un 20-25% por encima de los motores convencionales, que son los que utilizará Baleària, ha explicado Utor.

Para su construcción, la naviera quiere disponer de un «astillero local» en España, y ya cuenta con una fábrica de motores del norte de Europa, con ingeniería australiana –muy potente en tecnología de alta velocidad–, además de sus equipos de innovación propios y de una empresa exterior, Cotenaval. Además se aplicará tecnología ‘smart’, inteligencia artificial, ha dicho.

La compañía comenzó a trabajar en este proyecto hace más de un año y aunque todavía le «falta concreción», ya está «muy avanzado», ha asegurado el presidente de Baleària.

Según Utor, la alta velocidad vive ahora un «reverdecer» motivada por un descenso de los costes del petróleo y porque a partir de 2020 todos los ferris van a tener que utilizar gasoil o gas», debido a la entrada en vigor de la nueva normativa de reducción de gases contaminantes. De hecho, Baleàra trabaja también en reconvertir cinco de sus ferris con fuel a gas.

Y es que para Adolfo Utor, la innovación «no es una moda ni una opción. Hoy por hoy es una necesidad y las empresas están obligadas a sumergirse en una cultura de innovación en todas las personas que la componen». «Las empresas que no acepten que la innovación impregne a todos en su organización lo van a tener complicado», ha advertido.

En este sentido, ha abogado por la «búsqueda de sistemas ecoeficientes, eco porque respetan el planeta y eficientes porque son más económicos; es una forma de aflorar y reforzar también la reputación y la imagen, el activo más importante que puede tener una compañía. Alineados con el desarrollo sostenible estamos alineados con la competitividad», ha reivindicado.

«Asimetría presupuestaria»

Preguntado por el proyecto de construcción de un ‘macroferri’ en La Naval de Euskadi, Adolfo Utor ha remarcado que esa idea ya se descartó y ha lamentado que el astillero no se recuperara. «Chocaron en el laboral pero creo que se podría haber resuelto y habrían tenido astillero para lustros, que es trabajo e industria». En su opinión, «ahí faltaron reflejos y Euskadi que tiene capacidad para resolver bien dejó caer una industria centenaria que daba miles de puestos de trabajo». «Una pena», ha agregado.

De hecho, el presidente de Baleària ha apuntado que Euskadi es «afortunada» porque cuenta con «ideas» pero también con «presupuesto para hacer cosas», frente a las «dificultades presupuestarias de la Comunitat Valenciana». «Aquí apenas tenemos dinero para pagar la sanidad o la educación, entonces queda muy poco dinero para pagar otras cosas. Es una de las consecuencias que tiene la asimetría de este país en cuanto a su financiación», ha sentenciado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés