Medalla de Honor a Rattan Lal por su labor en agricultura sostenible

Tras recibir la Medalla de Honor y un diploma de manos del rector de la UIMP, Emilio Lora-Tamayo, Lal ha reconocido sentirse «sorprendido» por este premio, que «quizás sea uno de los principales honores» que ha recibido.

El científico indio y profesor de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) Rattan Lal ha recibido este martes la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en reconocimiento a su labor de investigación en el análisis de los suelos en los procesos del cambio climático, su conservación y el manejo y el desarrollo de la agricultura sostenible en países en vías de desarrollo promoviendo la seguridad alimentaria.

Así consta en el acta por la cual el Consejo de Gobierno de la UIMP le otorga este premio por unanimidad y que ha leído el vicesecretario general de la universidad, Guillermo Díaz Pintos, en un acto celebrado durante la ‘III Escuela de Medio Ambiente ‘Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno’. Una nueva estrategia de agricultura, clima y medio ambiente’, en los Cursos de Verano de la UIMP en Santander.

Tras recibir la Medalla de Honor y un diploma de manos del rector de la UIMP, Emilio Lora-Tamayo, Lal ha reconocido sentirse «sorprendido» por este premio, que «quizás sea uno de los principales honores» que ha recibido.

Tal y como ha explicado, la gestión del suelo es una de sus «principales preocupaciones» como científico y ha asegurado que en España se ha escrito «mucho» sobre el concepto de la calidad del suelo, así como que este concepto o idea «es muy antiguo» porque aparece en textos bíblicos, en el Corán y en textos religiosos hindúes. Por ello, aboga por «combinar» la ciencia moderna con lo que se recoge en estos textos y culturas antiguas.

Asimismo, ha querido reconocer el trabajo de los cerca de 400 profesionales que han trabajado con él en su laboratorio de la Universidad de Ohio durante 50 años porque, a su juicio, recibir este galardón es consecuencia del trabajo conjunto con todos ellos. De hecho, ha calificado de «privilegio» haber trabajado con ellos y considera que «no sería justo» no mencionarlas.

«Pionero» en la interrelación entre salud pública y suelo

El encargado de leer la ‘Laudatio’ del galardonado ha sido el secretario general de la UIMP, Miguel Ángel Casermeiro, quien ha calificado de «impresionante» y «llena de éxitos» la biografía de Lal, con reconocimientos como el Premio Nobel de la Paz 2007 como parte del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, así como que su investidura como Doctor Honoris Causa, entre otras, por la Universidad de Lleida en 2017.

Casermeiro ha afirmado que Lal es un «pionero» en la interrelación entre salud pública y suelo y que ha escrito trabajos relativos a la resiliencia del suelo, su gestión sostenible o el «secuestro de carbono». En este punto, ha concretado que la producción científica del premiado es «ingente» porque es autor o coautor de más de 1.200 publicaciones de diverso tipo y «sin duda» uno de los más citados en el campo de las ciencias del suelo, con «más de 36.000 citas».

«Hoy en día es uno de los principales expertos en cambio climático, secuestro del carbono y gestión del suelo», ha valorado Casermeiro, quien también opina que Lal «puede permitirnos responder» a la disminución de la sostenibilidad con el paso del tiempo.

Lal: «hemos sobrecargado la atmósfera» de carbono

Antes de recibir este reconocimiento, Lal ha pronunciado una conferencia en esta escuela de medio ambiente, en la que ha hablado del impacto de la población humana en el ciclo del carbono del planeta y de cuestiones como la capacidad humana de alimentarse, teniendo en cuenta previsiones que, ha precisado, indican que en 2050 habrá unos 9.800 millones de habitantes en el mundo y unos 11.200 millones en 2.100.

Tal y como ha explicado, el suelo es capaz de alcanzar los 3.000 petagramos (pg) de carbono a una profundidad de 3 metros y que si se altera el carbono en suelo en un 1 por ciento, la atmósfera «se queda sobresaturada». «Y eso es lo que hemos hecho, hemos deforestado, hemos cultivado, hay una sobreexplotación del suelo y esto ha tenido un impacto en la atmósfera, hemos sobrecargado la atmósfera», ha alertado.

Por este motivo, cree que «la mejor opción» es revertir el proceso y conseguir una mayor traslación de carbono de la atmósfera al suelo, y no al revés, a través de la vegetación mediante el proceso de «secuestro del carbono». Pero ha añadido que para conseguirlo se requiere investigación por la diversidad de tecnologías disponibles y la cantidad de tipos de suelos que se conocen.

La degradación es «muy rápida», la recuperación «tarda muchísimo»

Asimismo, ha lamentado que el suelo es el biomotor de la Tierra, pero «se ha matado» en zonas de África, por ejemplo, aunque haya habido «buenas intenciones». Tal y como ha advertido, la salud del suelo, de las plantas y de los animales es «indivisible, todo está entrelazado», por lo que si «estropeamos» la salud del suelo, «todo» queda afectado.

Tal y como ha lamentado, la degradación del medio ambiente es «muy rápida», pero que por el contrario se «tarda muchísimo» en la recuperación. «El medio ambiente necesita tiempo», ha dicho, para opinar que la solución no pasa por «cultivar nuevas variables» de plantas o por el uso de abonos, sino por «cuidar la salud del suelo» y mejorar su uso y gestión, lo que lleva «mucho tiempo».

Lal también se ha referido a las cada vez mayores necesidades de alimentación y uso de energía y recursos de la población creciente tanto a nivel urbano como mundial. Sobre la alimentación humana, estima que «ya generamos suficiente comida como para alimentar a todas las personas», pero al tiempo que ha señalado que existen «desequilibrios» nutricionales entre los que consumen más alimentos y los que lo hacen en menor medida, ha defendido una serie de medidas a tomar de cara al futuro.

Para el científico, hay que «reducir el derroche» de comida porque se pierde «entre un 30 y un 50 por ciento de los alimentos», aumentar el acceso de la población a los alimentos y «mejorar» su distribución, también ha destacado que hay un «exceso» de carne en la alimentación en detrimento de la verdura y el pescado, por lo que aboga por la «responsabilidad» individual. «Todos podemos hacer algo», ha finalizado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés