La oportunidad inaplazable hacia la transición ecológica

En su intervención, el presidente del Gobierno central ha recordado el fallecimiento del jurista José Pérez Llorca, uno de los siete «padres» de la actual Constitución española y ex ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes.

El presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, ha afirmado que la transición ecológica no supone «una amenaza», sino «una oportunidad sin precedentes» para mejorar el sistema económico y crear empleo, al tiempo que ha defendido que en la lucha contra el cambio climático hay que actuar «juntos» porque la respuesta debe de ser «global» y las instituciones deben «actuar al dictado de la ciencia».

Sánchez se ha referido en estos términos durante la apertura de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático ‘Change the change’, que se celebra hasta este viernes en el palacio de Congresos Kursaal de San Sebastián, en la que también han intervenido el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el consejero vasco de Medio Ambiente, Iñaki Arriola. En su intervención, el presidente del Gobierno central ha recordado el fallecimiento del jurista José Pérez Llorca, uno de los siete «padres» de la actual Constitución española y ex ministro de Presidencia y Relaciones con las Cortes.

Además, ha leído una carta que le han remitido niños de cinco años pidiendo que se reduzca el plástico que contamina nuestros mares, porque «nos estamos jugando mucho y los niños nos piden que actuemos porque el futuro descansa en nuestras manos». «No podemos obviar el mandato de quienes heredarán nuestro mañana», ha afirmado. A su juicio, «hay que cambiar la percepción que tenemos del cambio climático». «Es preciso cambiar nuestra mirada y acentuar el precio que podemos pagar si no lo hacemos como la ciencia dice que lo hagamos», ha asegurado, al tiempo que ha advertido de que «ésta no es una batalla ideológica», sino a favor de la ciencia.

Sánchez ha puesto en valor la labor realizada por su Ejecutivo en esta materia con la creación de un Ministerio sobre la transición ecológica o el marco estratégico de energía y clima, porque el cambio climático es «una de nuestras prioridades más inamovibles». Además, ha destacado que España está «a la vanguardia de lo que supone luchar contra el cambio climático». En este contexto, ha apuntado que la transición ecológica, no es «una amenaza», sino que «todos ganamos si nos adelantamos» y supone «una oportunidad sin precedentes» para mejorar nuestro sistema económico y crear empleo.

Huir del negacionismo

Sánchez ha abogado por la reducción de las emisiones y por huir del «negacionismo» del cambio climático como han hecho los «ignorantes», así como de «la vuelta de las arcadias felices». «Ninguna de las dos respuestas es tolerante», ha opinado. También ha señalado que, si se actúa contra el cambio climático, «tendremos riqueza, más salud pública y preservaremos la belleza del planeta». Por otro lado, el presidente del Gobierno central ha advertido de que el cambio climático «nos desafía y nos obliga a cambiar y actuar juntos para buscar «una solución global», que es «la única posible». «Todos estamos en esa tarea», ha aseverado.

«Los poderes públicos concertados tienen que actuar al dictado de la ciencia», ha incidido, al tiempo que ha exigido «un ejercicio de franqueza» para reflexionar sobre el modelo de sociedad y productivo que queremos, así como «hacer mucha pedagogía» para «explicar lo que supone el consumo irresponsable, el efecto de un modelo productivo que se ha mostrado ‘depredador'» e incluso sobre «un concepto de felicidad, ahora ligada al consumo y no a valores».

Gobierno vasco

Por su parte, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado el «alcance mundial» de los efectos del cambio climático, y ha puesto en valor la Estrategia de Cambio Climático Klima 2050 del Gobierno Vasco con el «reto» de avanzar hacia la «neutralidad en carbono», es decir, «reducir las emisiones a la cantidad que pueda ser reabsorvida y proponer actuaciones para aumentar la resiliencia del territorio». También ha manifestado la apuesta de su Ejecutivo por reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020. «La apuesta de Euskadi es firme y se concreta en la colaboración público-privada entre los distintos aagentes sociales y económicos y entre todos los territorios», ha afirmado.

Además, ha subrayado el «compromiso que crece de abajo a arriba» en la acción municipal a favor del medio ambiente y contra el cambio climático, a través de iniciativas como la Red Vasca de Municipios Sostenibles Udalsarea 2030, a la que ya se han sumado 75 municipios que han realizado inventarios de emisiones y 50 localidades con programas específicos de mitigación y adaptación al cambio climático. A su juicio, hay que «avanzar en la conciencia social» ante el reto «global» del cambio climático, de manera que todas las personas sepan que «pueden hacer su propia actuación local para frenar el cambio climático y favorecer la sostenibilidad global».

«Nuestra misión es cambiar el cambio», ha apuntado, al tiempo que ha destacado que esta Conferencia supone dar «un paso al frente con el deseo de legar a las nuevas generaciones un futuro mejor». Finalmente, Iñaki Arriola ha afirmado que, con este encuentro, el Gobierno Vasco quiere «sumarse a la tarea que tiene la humanidad» para hacer frente al cambio climático. «Es una oportunidad para el análisis y una plataforma para la reflexión porque se nos acaba el tiempo», ha remarcado.

El consejero de Medio Ambiente ha asegurado que el cambio climático «ha dejado de ser una hipótesis formulada por científicos y naturalistas para convertirse en una evidencia», y ha abogado por «cambiar las conductas» que lo producen, en vez de «limitarnos a ser testigos y colaboradores» de este fenómeno. Finalmente, ha advertido de que «seríamos unos irresponsables si no hacemos nada para dar esta batalla por el futuro de la humanidad».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés