La Rioja busca más espacios verdes, energías limpias y edificios sostenibles, claves para repensar las ciudades y reducir contaminación

Intentar reducir la contaminación atmosférica en las ciudades para evitar complicaciones en ciertas enfermedades (como el coronavirus) es uno de los objetivos claves que se plantean en diferentes estudios para mejorar la calidad de vida.

Para ello, la profesora de la Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología de UNIR, Rebeca Sánchez Vázquez, propone un nuevo modelo de ciudad ‘post-Covid’ que fomente este tipo de urbes y que, a su juicio, deberían contar con aspectos «fundamentales» como son las energías limpias, la mejora en el transporte público para evitar colapsos en el centro de las ciudades, la creación de más carriles bicis o de más espacios verdes. «Todo para que nuestra vida sea un poco más saludable», ha afirmado.

La profesora también propone limitar la circulación de vehículos, potenciar los jardines, crear aceras más amplias y establecer más zonas peatonales «para reducir en la medida de lo posible la contaminación en el centro de las ciudades».

La investigadora de UNIR reconoce que la pandemia provocada por la crisis sanitaria del coronavirus «está afectando en el modelo de repensar las ciudades del futuro» porque, si algo está claro, es que «las partículas contaminantes que hay en las ciudades pueden prolongar la vida en la atmósfera de ciertos virus infecciosos». Además, si a esto le sumamos que la contaminación atmosférica agrava las patologías previas, todo ello puede conducir a complicaciones severas para los ciudadanos de las cuales «deberíamos ser conscientes y tomar remedio cuanto antes», ha destacado.

«otro modelo de ciudad es posible»

- Advertisement -

Para ello es necesario abordar «otro modelo de ciudad», es decir, «transformar la ciudad» de tal y como la conocemos hoy en día para hacerlas «más beneficiosas» para las personas. A pesar de que esta cuestión «lleva sobre la mesa mucho tiempo», es ahora con el coronavirus «cuando todavía adquiere un valor muy importante» porque «se ha demostrado que es fundamental reducir cuanto antes la contaminación atmosférica para evitar daños mayores con este virus».

Además, de cara al futuro y a las nuevas construcciones, la profesora de UNIR aboga por «crear zonas urbanas nuevas que utilicen procesos de fabricación de materiales de construcción sostenibles. Es decir emplear materiales como fibras vegetales, arcillas o piedras que prescinden de la emisión de sustancias contaminantes como el dióxido de carbono y que protegen, reservan y respetan el medio ambiente».

Son los conocidos como ‘Edificios de Energía Casi Nula’ (EECN) que aprovechan las fuentes renovables, reducen la emisión de gases contaminantes y son respetuosos con el medio ambiente en todas las etapas: Diseño, construcción, mantenimiento, rehabilitación, demolición e incluso reciclaje.

Pero también es fundamental «atajar» estos problemas en los edificios actuales. Para ello, la experta de UNIR explica que es necesario que los edificios cuenten con una buena ventilación «porque se ha demostrado que una de las principales rutas predominantes de la transmisión del virus es por los aerosoles que se generan al respirar y hablar y es muy importante la ventilación de los espacios cerrados».

Tal y como ha detallado, los sistemas actuales de climatización de los edificios «recurren a circuitos de recirculación del aire que pueden incrementar la propagación del Covid». Ante ello, «la idea seria intentar maximizar la ventilación de esos edificios, manteniendo una temperatura agradable pero con un consumo que no sea excesivo de energía». En concreto, ha explicado, «se debería pensar en sistemas de ventilación como la natural periódica».

Luz y espacios abiertos

Pero no solo debemos actuar en los edificios, como ha explicado, también es fundamental «mejorar nuestras zonas verdes, los parques y aquellos lugares donde pasamos tiempo en el exterior». En este sentido, ha indicado, «el confinamiento ha dejado patente que la falta de luz ha afectado mucho a la población, sobre todo en la vitamina D y en el ánimo de las personas, entonces es fundamental que las ciudades potencien esos espacios verdes para poder disfrutar de calidad del aire y de luz».

También aboga porque las nuevas construcciones apuesten por la separación entre los edificios y que estos no sean de mucha altura. Ciudades del futuro pero que, como ha reconocido Sánchez Vázquez, ya se encuentran en algunos países y, por tanto, nos podemos inspirar en ellas. «Hay algunas ciudades europeas, como por ejemplo Berlín, que están bastante comprometidas con estos actos y con los edificios de energía nula. Son ciudades que llevan tiempo trabajando en ello y España, poco a poco, también llegará a ese nivel».

Entre los consejos, continúa, hay que intentar que los edificios tengan una orientación para la luz directa en las viviendas y que éstas cuenten con grandes ventanales y terrazas. Además, ha destacado, hay cuestiones que la pandemia nos podrá servir de ejemplo para mejorar en el futuro de las ciudades como ha sido el teletrabajo. «Esto ha ayudado a descentralizar el trabajo y, por tanto, con esta oportunidad, vamos a poder trabajar en zonas alejadas de nuestras oficinas y se pueda estar en espacios más abiertos y más grandes».

También otro de los aspectos importantes a tener en cuenta en las ciudades ‘post-Covid’ es «que se nos permitirá aplicar los principios de economía circular y economía verde, lo que nos permitirá reducir las emisiones de efecto invernadero y será muy beneficioso para todos nosotros».

Finalmente ha apostado por el reciclaje del agua para reducir la demanda de los recursos hídricos. «Es importante que las ciudades comiencen a aplicar estos principios para intentar disminuir los recursos hídricos y reutilizarlos. Por ejemplo, reutilizar agua para regar jardines o campos de golf pero incluso también para reutilizarla en nuestros propios domicilios».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés