Una embarcación llamada Cabreos

Una de las cosas que me encanta hacer cuando viajo por España o la ´China popular` es visitar los puertos de las ciudades y pueblos donde voy. Hasta aquí, reconozco que es una costumbre que muchos entenderán como rara, pero por ahora la gente que viaja conmigo está más que acostumbrada a esta extraña manía, y ¡les gusta! Cuando me parece que la cosa roza la locura, es cuando descubro que se la he trasmitido a mis compañeras de trabajo, que disfrutan contándome qué barcos han visto en sus viajes y qué estaban pescando. Pues bien, ayer me contaron que encontraron una barca artesanal llamada “Cabreos”. No me extraña.

¿Será porque a pesar de que representan el 80% de la pesca artesanal no se sienten representados? ¿O porque las subvenciones se las llevan los grandes? ¿O porque se está reformando una ley -Política Pesquera Común (PPC)-, y nadie cuenta con la mayoría para reformarla?

Ni “Cabreos” ni su patrón irán al Consejo de Ministros de pesca de la Unión Europea de la semana que viene. No tendrán la posibilidad de dar su opinión sobre la dimensión exterior de la flota, ni los impactos que ésta produce en las aguas de África oriental y occidental, en el Pacifico y en el Índico. Los países europeos no pueden dedicarse a exportar la sobrecapacidad europea a otros países y olvidarse de evaluar las poblaciones de peces de esas zonas.

Es más, entre galletita y galletita, hablarán de qué hacer con los descartes, especies devueltas al mar muertas o moribundas. ¿Cómo puede ser que haya pesquerías que capturen tanto como descartan? Si queremos comer pescado en los próximos años, y queremos que éste sea sostenible, los Gobiernos allí reunidos deben dar prioridad al acceso a los recursos a aquellas pesquerías sostenibles. Es decir, por favor, prioricen primero a aquellos que pescan de manera sostenible.

No queremos que el mar se llene de “cabreos”, aunque ya hay unos cuantos. Queremos una pesca sostenible, que se gestione de manera racional, que se co-gestione y recoja las opiniones de todas y todos los que usan el mar. Que respete cuotas, tallas, normas y genere un futuro para los océanos. Posiblemente “Cabreos” no vaya nunca a Europa, pero tenemos el deber de que en Europa conozcan esta realidad.

Celia Ojeda (@Celia_Ojeda), responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace.

http://www.greenpeace.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés