Greenpeace explica en el Parlamento Vasco los problemas de seguridad de la central nuclear de garoña

La organización ecologista Greenpeace comparece hoy a las 16:00h en la Comisión de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca del Parlamento Vasco, para explicar su punto de vista sobre los problemas de seguridad de la central nuclear de Garoña y las lecciones que se derivan del grave accidente nuclear de Fukushima.

Según el informe de Greenpeace Las lecciones de Fukushima, un desastre nuclear de esa magnitud podría repetirse en cualquier central nuclear en el mundo, y cuatro de los cinco accidentes con una fusión significativa del combustible se han producido en reactores del tipo de Fukushima (cuyo reactor nº1 es idéntico al de Garoña). Esto supone que, en promedio, un accidente nuclear grave ha tenido lugar aproximadamente cada siete años en los últimos 35 años.

Destacan de este informe tres conclusiones principales:
 
1.- Se conocían los riesgos reales, pero las autoridades y los operadores de la planta les quitaron importancia e hicieron caso omiso.

2.- Los planes de emergencia nuclear y evacuación para la protección de las personas fracasaron totalmente.

3.- Los contribuyentes serán quienes paguen la mayor parte de los costes.

Greenpeace detallará a la Comisión que, entre otros muchos problemas de seguridad, Garoña no resistiría un sismo con una aceleración horizontal de 0,3g, y este es uno de los requisitos que figuran en las Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) que fueron aprobadas el pasado miércoles por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Estas ITC fueron elaboradas por el CSN, ante el requerimiento del  Congresos de los Diputados, debido a que las pruebas de resistencia no contemplan accidentes severos. Además estas pruebas de resistencia están siendo examinadas y evaluadas esta semana por la delegación de inspectores internacionales liderados por el alemán Oscar Grözinger.

La central nuclear de Garoña se diseñó en la década de los años 60. Tiene un reactor BWR/3 con sistema de contención Mark I, diseñado y fabricado por General Electric. Es el mismo que el reactor nº1 de la central de Fukushima Daiichi, y se conoce la vulnerabilidad de estos reactores tales como el peligro de la falta de refrigeración o el fallo de inserción de las barras de control en los canales de combustible en situaciones de terremoto de base de diseño.

En el caso de Fukushima, la compañía propietaria y sus reguladores ignoraron de forma reiterada las advertencias. Respecto a Garoña, además tiene graves problemas de seguridad derivados del envejecimiento de sus componentes, problemas de refrigeración en su funcionamiento rutinario y otros muchos que se detallan en el documento Garoña, el precio que no debemos pagar.

Garoña está a escasa distancia de núcleos de población densamente poblados como Vitoria o Bilbao, y no existen planes de evacuación y emergencia en caso de accidentes nucleares. En Japón sí existían y fallaron; esa es una de las causas por las que el 80% de la población quiere abandonar la energía nuclear. Allí los gobiernos locales forman parte del proceso de puesta en operación de los reactores nucleares: en estos momentos sólo están operativos dos de los 54 que existen sin que ello suponga ningún problema de falta de suministro.

http://www.greenpeace.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Marítimo Mundial 2022

Día Mundial de los Ríos 2022

La UE cierra zonas de pesca