El director de la nuclear de Cofrentes dice que ‘hay que aprender’ de Fukushima

El director de la central nuclear de Cofrentes (Valencia), Felipe Galán, ha asegurado este lunes que esta instalación es «muy segura», y ha hecho hincapié en que «hay que aprender» de lo ocurrido en Fukushima tras los terremotos y el tsunami.

   Galán ha realizado estas declaraciones durante su intervención en la Comisión de Seguridad Nuclear de las Corts Valencianes, donde ha comparecido para presentar el informe anual de 2011 de la central.  El responsable de la instalación de Cofrentes ha subrayado que hay «un antes y un después» de lo ocurrido en Fukushima.

   En este sentido, ha señalado que a raíz de ello la seguridad de las centrales nucleares «se fortalecerá y los nuevos diseños se harán más robustos y fuertes». Además, ha anunciado que se creará en Madrid un centro nacional de emergencias que coordinará todas las centrales nucleares de España.

   Felipe Galán ha instado a ver «cada cosa en su contexto» y, al respecto, ha indicado que aunque en Japón fallecieron más de 15.800 muertos en la tragedia, no hubo «ni un solo fallecido como consecuencia de la radiación» ni tampoco «ninguna irradiación grave».

- Advertisement -

   El director de la nuclear ha transmitido un «mensaje de tranquilidad» ya que, según ha dicho, la central de Cofrentes «es muy segura», tanto por diseño, como porque Iberdrola está «permanentemente actualizándola» y por el trabajo que lleva a cabo el personal.

   Galán ha dicho a los diputados presentes en la Comisión de Seguridad Nuclear que, como valencianos, tienen «motivos para estar orgullosos y felicitarse por tener un central como la de Cofrentes en la Comunitat Valenciana». En esta línea, ha subrayado que es una instalación «modélica, que genera riqueza y que sirve al bienestar de la sociedad».

   Asimismo, ha puntualizado que la central ha funcionado de manera ininterrumpida durante todo el ciclo 18 –desde el 22 de octubre de 2009 al 25 de septiembre de 2011–. «703 días de funcionamiento ininterrumpido, algo que han hecho muy pocas centrales en el mundo», ha puntualizado.

   Según Felipe Galán, en 2010 la instalación de Cofrentes produjo 9.545 Gw hora y 7.901 en 2011, una cifra inferior porque el año pasado hubo una parada de recarga de combustible. En cuanto a las inversiones, ha asegurado que esta nuclear «no está amortizada» y que durante 2011 se invirtieron más de 50 millones.

AUTORIZACIÓN DE EXPLOTACIÓN HASTA EL 2021

   También ha explicado que el pasado 25 de septiembre se realizó la última recarga de combustible que duró 49 días, y ha recordado que el pasado año la nuclear de Cofrentes obtuvo la renovación de la autorización de explotación hasta el año 2021.

   Por otro lado, ha destacado que durante 2010 y 2011 se realizaron más de 1.500 cursos de formación, que sumaron cerca de 62.000 horas y se impartieron a más de 9.000 personas. «La formación es una garantía de seguridad», ha resaltado al respecto.

   Para este 2012, ha avanzado que no habrá recargas y que continuará la modernización de la instalación. Asimismo, ha explicado que se realizará una parada planificada a mitad del próximo mes de abril, de alrededor de una semana de duración, para revisar y ajustar las cadenas de calentadores y el agua de alimentación.

   Galán ha hecho hincapié en que la nuclear de Cofrentes cubre alrededor de un tercio de la demanda de energía eléctrica de la Comunitat Valenciana y que genera cerca de 700 puestos de trabajo permannentes y 800 empleos indirectos «en el entorno».

   Además, ha añadido que cuando se lleva a cabo una recarga de combustible se contratan más de 1.300 personas adicionales. Del mismo modo, ha remarcado que anualmente esta instalación aporta unos 13 millones de euros en concepto de impuestos, tasas y colaboraciones.

   Respecto al impacto medioambiental, ha aseverado que «la instalación no ha ocasionado una variación radiológica en el entorno en todos sus años de explotación».

   Por otro lado, y preguntado por la oposición, se ha referido a la bajada de potencia no programada que se llevó a cabo en la central nuclear de Cofrentes el 29 de noviembre tras detectar un aumento de la temperatura en el edificio de turbina provocada por un escape de vapor dentro de dicho edificio. Sobre este asunto, ha indicado que este suceso no supuso ningún riesgo para las personas ni para el medio ambiente.

«LAS SUSPICACIAS SE HAN MULTIPLICADO»

   Por su parte, el diputado de EUPV Lluís Torró ha destacado que «el mensaje de tranquilidad no acaba de ser nunca suficiente», dado que «los riesgos potenciales» de este tipo de instalaciones «son enormemente graves». En esta línea, ha subrayado que «las suspicacias que tenemos respecto a las centrales nucleares se han multiplicado tras el suceso de Fukushima».

   Asimismo, el parlamentario de Compromís Juan Ponce ha expresado una «cierta intranquilidad» porque «no deja de haber pequeños incidentes». Mientras que la diputada del PSPV Ana María Besalduch ha destacado las «inquietudes» que generan estas centrales porque «hay un antes y un después de lo ocurrido en Fukushima».

   Por parte del grupo parlamentario popular, el diputado Jaime Mundo ha expresado su satisfacción por el trabajo realizado en la central de Cofrentes.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés