Oceana espera que Medio Ambiente siga en la misma línea de la DÍA para la Refinería Balboa en otras actuaciones

La organización Oceana ha celebrado la decisión del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de proponer a la Junta de Extremadura una declaración de impacto ambiental (DIA) negativa a la construcción de la Refinería Balboa y espera que el MAGRAMA siga la misma línea en otras actuaciones en zonas «igualmente amenazadas».

   Así, estima que esta es una decisión que frena el avance del petróleo hacia el Parque Nacional de Doñana, ya que el proyecto contemplaba también un oleoducto entre Extremadura y el atlántico andaluz.

   Por ello, anima al departamento que dirige Miguel Arias Cañete a frenar las actividades petrolíferas en el resto de aguas españolas. A este respecto, subraya que en reiteradas ocasiones Oceana ha denunciado las agresiones al entorno marino de Doñana por el aumento del tráfico marítimo y los derrames de petróleo que conllevaría la refinería.

   En este contexto, Oceana se suma a otras organizaciones y colectivos sociales que han luchado contra este proyecto desde 2005 por considerarlo «indudablemente destructivo» para uno de los lugares naturales más destacados del patrimonio natural español.

- Advertisement -

   «Doñana reúne las más altas categorías de protección que existen, como Patrimonio de la Humanidad de UNESCO o Parque Nacional, entre otras muchas, y aun así, se han tardado 8 años en tomar una decisión simplemente lógica, como es parar los pies a una de las industrias más contaminantes que existen en uno de los espacios naturales más relevantes y protegidos del planeta», ha destacado el director ejecutivo de Oceana, Xavier Pastor.

   Sin embargo, denuncia da que «otras muchas» áreas marinas de España están bajo amenaza de derrame y otros tipos de contaminación por parte de la industria petrolífera, como en las aguas de Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía.

   «Muchas áreas protegidas de España, como Isla Graciosa y Archipiélago Chinijo en Canarias, Calahonda en Málaga, Islas Columbretes en Valencia o el Delta del Ebro en Tarragona, entre otras muchas, se encuentran bajo el yugo de la industria petrolera», ha enumerado Aguilar.

   Finalmente, ha insistido en que actualmente Baleares, Valencia, Castellón, Tarragona, Málaga o Canarias, podrían ver sus aguas convertidas en un mar de petróleo, por lo que espera que el Gobierno actúe «del único modo más lógico y coherente posible, igual que ha hecho en Doñana».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés